Dios es grande y su amor e inmensa misericordia es para siempre, tantas cosas nos suceden, la vida nos sorprende, es un regalo perfecto que nuestro Padre Dios nos ha ofrecido. A pesar de las desilusiones, Él está ahí para recordarnos que no todo está perdido.

Dios ha hecho todas las cosas bien, estupendas, es nuestro escultor, el Maestro de la Vida. Nos da conocimiento de lo bueno y lo malo de la vida, sin contar los dones. Esta es la mayor gracia que podemos contemplar. La perfección viene de lo alto, quizá no podamos llegar a ese nivel, pero sí podemos esforzarnos por tener un mejor reconocimiento de Dios, es lo que vale, lo que cuenta y nos debe interesar. (O)

Isaac Alfredo Valencia Muñoz, Naranjito