Los servicios públicos requieren de una cancelación puntual para mantenerse, pero también hay que considerar el principio de la proporcionalidad. Voceros de Interagua dicen que el 80 % de los usuarios del servicio consume 30 m3 de agua, y por alcantarillado; y si se cobra el 12 % del consumo de agua, esto es, si una casa consume 30 m2 de agua, paga $ 1,62.

Pero si estos parámetros de cobro se cambian, por ejemplo, si un local comercial consume 6 m2 agua y paga $ 5, y si Interagua le factura $ 21,82 por la tasa de recolección de basura que cobra el Municipio, le va a triplicar la factura y esto generará malestar porque se altera el principio de la proporcionalidad en el cobro de los servicios públicos. El otro 20 % de usuarios tiene un régimen y tratamiento especial, porque son industrias que generan desechos sólidos o consumen más agua y deben pagar de acuerdo a estos parámetros.

El Municipio es una institución de servicio público y debe mantener el principio de la proporcionalidad, de otra manera se generan caos, reclamos y malestar en los usuarios ya que conlleva el cobro desproporcionado de estos servicios públicos. (O)

Juan Antonio Orús Guerra, arquitecto, Guayaquil