‘Ya le ayudo con esa falla…’

23 de Marzo, 2019 - 00h00
23 Mar 2019 - 00:00
23 de Marzo, 2019 - 00h00
23 Mar 2019

Es una expresión que encontramos tantas veces en nuestra vida diaria. De tanto oírla ya parece natural, pero es absurda. Cuando alguien busca un bien o servicio público o privado, la contraparte está ahí para proveernos lo que buscamos, no “para ayudarnos” sino cumplir con su función. Nosotros sí ayudamos, haciendo que esa actividad prospere.

En el sector público esto es de entrada obvio, porque el empleado público (antes de atendernos) ya ha recibido su pago mensual, fruto de nuestros impuestos. Pero en general cree que nos hace un favor… o sino abusa de su poder. Ejemplo. Yo hago mi declaración patrimonial desde hace años, porque la ley me obliga, aunque lo considero una inaceptable intromisión del Estado en mi vida (no debería tener ese derecho). Desde hace muchos meses intento hacer la de 2018, pero el sistema tiene tantas fallas que no logro (incluso técnicos del SRI no han logrado “ayudarme”). Sin embargo, por este atraso que es su responsabilidad, se me sanciona: no puedo imprimir facturas …¿y a quién se sanciona en el SRI por la mala calidad de su sistema? En definitiva, por un lado hay una intromisión inaceptable en mi vida y luego una violación de mis derechos básicos porque no se me permite trabajar y generar ingresos (de paso ellos pierden los impuestos que generaría mi trabajo… ¡absurdo!). ¿Quieren ayudarme? No, simplemente tienen que cumplir con su obligación.

Los privados están en otro plano, pero igual se olvidan de que están ahí para hacer su trabajo, ningún favor. Hace pocos días me sucedió con UberEats, empresa multinacional superexitosa… ¡bueno, yo le pongo calificación cero! Nunca me llegó un pedido hecho a través de ellos, es casi imposible comunicarse salvo por una página web medio fantasma, lo logramos pero su única reacción fue “bueno, no se les ha cobrado”, “bueno, usted puede volver a hacer el pedido”, “bueno, mande su queja por la página web”. Estoy seguro de que en EE.UU. ese comportamiento sería imposible, ¡aquí ya aprendieron las malas mañas!

Lo mismo hace poco con DirectTv, multinacional que vale miles de millones de dólares. Se dañó el sistema un domingo al mediodía, y su única respuesta fue: “Alguien se comunicará para ayudarle en las próximas 48 horas”. Y siempre con ese “tonito” de que están haciendo un favor, “ayudando”. Efectivamente llegaron 2 días después. ¿Eso les parece normal en una empresa de ese nombre? ¿Y el tiempo que yo perdí en no poder trabajar? Nota: ¡también cero!

Algunos olvidan que la economía de mercado se sustenta en algo sencillo: intercambios voluntarios, que no son favores. Y detrás de eso el derecho a ganar dinero y la responsabilidad de asumir sus errores. En los casos citados, nadie los asume. Obviamente, la próxima vez que tenga problemas con los privados será culpa mía por no haber cambiado de proveedor, porque la libertad de “salir” (y de esa manera castigar a la empresa) es también básica en la economía de mercado… pero en el caso del SRI, no hay manera de librarse, abusan y seguirán abusando…(O)

‘Ya le ayudo con esa falla…’
Es una expresión que encontramos tantas veces en nuestra vida diaria. De tanto oírla ya parece natural, pero es absurda. Cuando alguien busca un bien o servicio público o privado, la contraparte está ahí para proveernos lo que buscamos...
2019-03-23T00:00:44-05:00
El Universo

Te recomendamos