Quien calla, otorga

16 de Marzo, 2019 - 00h01
16 Mar 2019 - 00:01
16 de Marzo, 2019 - 00h01
16 Mar 2019

Algunos articulistas han difundido a tiempo y destiempo, con sugerencias repetidas, con generalizaciones, con algunas veladas afirmaciones: (1) Los clérigos católicos “todos” son pederastas. (2) “La Iglesia” ha ocultado y oculta este crimen. (3) Quien calla, otorga. Responder a todos los escritos contrarios a la Iglesia católica, algunos de ellos con algún fundamento y bienintencionados, sería iniciar polémicas estériles.

Es necesario precisar que “la Iglesia” no está formada solo por los clérigos, sino por todos los bautizados; hombres y mujeres que viven en un mundo y en un ambiente concreto, con sus virtudes y defectos.

Dejo a la reflexión de las personas que buscan la verdad y no el escándalo, no palabras sino hechos. “No hay argumentos más fuertes que los hechos. La Iglesia católica está servida por aproximadamente 400.000 sacerdotes ministros. Se siembran sutilmente en lectores que tragan sin masticar falsedades o verdades a medias: Que todos los clérigos católicos son pederastas.

De entre los sociólogos el más negativo frente al catolicismo concluye que hasta el 7% ha cometido el crimen de pederastia. Los integrantes del 97% son sepultados en el silencio de sus diversos servicios humanos por amor a Dios.

Algunos articulistas dicen “somos laicos”. Nos importa solo combatir el crimen. ¿Con medias verdades? Laicidad es independencia entre lo laico y lo religioso. La laicidad es un bien social. Laicismo es negar y hasta combatir lo religioso; es dificultar la libertad de creer o de no creer. Quienes callan que el 97% no han cometido el crimen no son independientes, son “laicistas”.

Esos comunicadores que se parapetan en la acción condenatoria del papa, cabeza visible de la Iglesia, hasta contra clérigos de “alto rango”, que han cometido el crimen de pederastia, afirman al mismo tiempo que “la Iglesia” calla y oculta este crimen. Notemos que no es igualmente nocivo y peligroso el crimen de pederastia cometido hace 20 años que el crimen cometido una vez hace días o meses. ¿Hay otra institución, como la Iglesia católica, que tome la iniciativa, investigue el crimen y castigue severamente aun a poderosos culpables? En la Iglesia se castiga “sin ver la cara” hasta a cardenales. Infligir penas a culpables poderosos no es un hecho novedoso. Los novedosos son los actuales medios de comunicación. ¿Hay curiosidad, deseo de ganar dinero con el escándalo? ¿Hay deseo de conocer la realidad para corregirla? Es deber del sacerdote callar lo que conoce por confesión de un criminal en el sacramento de la confesión. Este silencio está íntimamente ligado a la libertad de conciencia; libertad que es difícilmente comprendida por quienes valoran solo el escándalo.

La historia afirma que sacerdotes han enfrentado la muerte por respetar el sigilo sacramental, guardián de la libertad de conciencia. El “sigilo sacramental” tiene raíces en un credo religioso, en concreto en el sacramento de la confesión; raíces más profundas que las del secreto profesional. Este sigilo está íntimamente ligado a la libertad de conciencia; libertad que es difícilmente comprendida por quienes valoran más el escándalo y el dinero anexo al escándalo que la información misma.(O)

Quien calla, otorga
Algunos articulistas han difundido a tiempo y destiempo, con sugerencias repetidas, con generalizaciones, con algunas veladas afirmaciones: (1) Los clérigos católicos “todos” son pederastas. (2) “La Iglesia” ha ocultado y oculta este crimen. (3) Quien calla, otorga...
2019-03-16T00:01:02-05:00
El Universo

Te recomendamos