Señor presidente, rectifique

23 de Enero, 2019
23 Ene 2019
23 de Enero, 2019 - 00h00
23 Ene 2019

Todos estamos conmovidos por el asesinato perpetrado en la persona de esta joven mujer que deja en la orfandad a tiernos niños, y queremos un severo castigo para el victimario; pero, especialmente, queremos la adopción de medidas de prevención y protección contra los delitos de machismo, de violencia contra la mujer, que se han producido con mayor intensidad en estos días. Es preciso revestirnos de serenidad para juzgar lo ocurrido, y con mayor razón deben hacerlo las autoridades que tienen que adoptar los correctivos necesarios. La gente reclama que no hubo una acción decidida de la policía, que cuando ya el agresor parecía decidido a toda violencia, no empleó la fuerza, no abrió fuego. Esto que reclama la gente, también lo hacen hoy las más altas autoridades. Le oí a la principal autoridad de la materia decir algo así como que hay que explicarles a los policías cómo hay que actuar en estos casos; esa explicación la reciben los policías, al igual que los soldados, en algo que se llama entrenamiento, que tiene lugar durante años de enseñanza teórica y práctica; ellos están entrenados; actúan hasta el último extremo cuando se sienten respaldados. El soldado, el policía, deben estar seguros de que para defender valores humanos supremos, pueden y deben emplear la fuerza, abrir fuego, y contarán con el respaldo de sus superiores. Esto debe estar en la conciencia de la fuerza pública, antes, y no después, de los acontecimientos, cuando ya todos nos consideramos sabios, y decimos lo que se debió hacer. Este es un delito de femicidio, esto es, de un hombre contra su pareja, y nada tiene que ver su nacionalidad. En el exterior hay ecuatorianos declarados culpables de violaciones, y no se persigue por ello a los ecuatorianos. Es terrible el anuncio presidencial de que conformará brigadas para investigar a los venezolanos en las calles, puestos de trabajo, fronteras. Su declaración contribuyó a una persecución con violencia a los venezolanos que, aterrorizados, tuvieron que huir de Ibarra. Ojalá no haya víctimas fatales que terminen con la reclamada condición de país de paz. Por el prestigio del país, de su gobierno y de sí mismo, el presidente debería emitir un mensaje conciliador de respeto a los migrantes venezolanos. Más efectivo que crear trabas discriminatorias para el ingreso de venezolanos es combatir la permanencia de Maduro en el poder, que es la causa del éxodo; debemos sumarnos al Grupo de Lima y reconocer el gobierno interino del presidente de la Asamblea para que convoque a elecciones libres. Es increíble que los colaboradores del presidente no le hayan aconsejado que no emita el comunicado de persecución que lo ha colocado en la línea de los más odiosos regímenes xenofóbicos de la ultraderecha americana y europea. Este comunicado está recibiendo severas críticas de los organismos internacionales de defensa de los derechos humanos. El presidente concurre a la conferencia mundial de Davos en busca de inversiones. Dudo que haya compañías extranjeras que quieran invertir en un país en el que se persigue a los extranjeros. Señor presidente, rectifique, eso le honrará.

(O)

 

Este es un delito de femicidio, esto es, de un hombre contra su pareja, y nada tiene que ver su nacionalidad. En el exterior hay ecuatorianos declarados culpables de violaciones, y no se persigue por ello a los ecuatorianos.

 

Señor presidente, rectifique
Señor presidente, rectifique
2019-01-23T15:45:53-05:00
El Universo

Te recomendamos