Consecuencias de actos

6 de Diciembre, 2018 - 00h01
6 Dic 2018 - 00:01

Parecería morbosa la idea de imaginarse la densidad del silencio en los ambientes familiares de quienes han sufrido las consecuencias de sus actuaciones en la vida pública.

Debe ser inenarrable para todo un entorno familiar tener que lidiar con el diario estallido de las noticias de los medios de comunicación, agencias internacionales de información, comentarios, las redes sociales, etcétera, que salen a la luz, de varias partes, incluidas las de los propios protagonistas de los hechos; las declaraciones acertadas o perversas, públicas y a medias voces; los trámites legales; las conclusiones que llevan a las destituciones o a las fugas de esas personas, y que deben lacerar profundamente a las familias, en particular a hijos de tales protagonistas.

Cada caso debe tener un marco propio, pero con el paso de los días irán apareciendo situaciones derivadas de los ilícitos cometidos y solo los involucrados y sus más cercanos familiares y amigos –los que queden– serán los únicos en saber hasta dónde sus conflictos pasados hicieron tanto más o tanto menos daño a dichas familias.

En contraparte, el peso del silencio debe ser diferente en aquellos hogares donde se superó una injusticia, aunque esta injusticia en sus inicios pudo haber causado muchos estragos porque se puso a prueba la fortaleza de sus miembros y pudieron haber causado daños irreconciliables entre sus miembros. Sin embargo, en ambos casos puede quedarles la esperanza de que las aguas “vuelvan a su cauce”, y prime la armonía en favor no solo de esa institución tan venida a menos que se llama matrimonio, hogar o familia; sino, fundamentalmente, en beneficio de los hijos.(O)

Eduardo de Jesús Vargas Tobar,

doctor en Medicina, Guayaquil

Consecuencias de actos
Cartas al Director
2018-12-06T00:01:08-05:00
Parecería morbosa la idea de imaginarse la densidad del silencio en los ambientes familiares de quienes han sufrido las consecuencias de sus actuaciones en la vida pública.
El Universo