Entre dos potencias

18 de Noviembre, 2018 - 00h00
18 Nov 2018 - 00:00
18 de Noviembre, 2018 - 00h00
18 Nov 2018

Un buque hospital militar chino está acoderado en la terminal de Contecon. Durante su visita de ocho días, tiene previsto atender a cuatro mil pacientes y realizar 70 operaciones.

Esta es la primera visita en la historia de un buque hospital chino al Ecuador. Días atrás, por primera vez en muchos años, visitó al Ecuador un buque hospital estadounidense, tocando Esmeraldas. ¿Acaso los chinos están emulando a los estadounidenses? Lo anunciamos primero, solo que el buque de EE. UU. llegó antes por la más corta distancia, explicó el embajador de China durante un encuentro con periodistas de opinión.

Se reanuda la competencia entre las dos mayores potencias mundiales: El presidente Xi Jinping incluyó al Ecuador en su visita a la región en 2016. Este año, por primera vez en mucho tiempo, un vicepresidente de EE. UU. visitó oficialmente el país.

Durante tres décadas, después del colapso de la Unión Soviética, Washington fue potencia hegemónica, y América Latina perdió importancia estratégica.

Con Obama presidente, África, cuna de su padre, y el sudeste de Asia, donde fue criado, tuvieron prioridad para Washington. Mientras tanto, Beijing estrechó lazos con América Latina. Ecuador fue particularmente receptivo. Todos los presidentes ecuatorianos desde Mahuad han visitado China; el presidente Moreno anunció su próxima visita.

La economía china creció vertiginosamente durante varias décadas, y necesitaba materias primas, la especialidad de nuestro continente. Eso hizo subir los precios del petróleo, cobre y otros productos, motivo por el cual la gran recesión de 2008 y 2009 pasó desapercibida en la región. La década de bonanza petrolera fue posible gracias al crecimiento de China.

China estuvo dispuesta a conceder abundantes créditos, sobre todo para la exportación de sus bienes y servicios; los países de la región contrataron obras de infraestructura con empresas chinas. En Ecuador, en particular las hidroeléctricas.

Mientras aumentaba la presencia china, Rafael Correa expulsó a la agencia de cooperación del gobierno estadounidense, y retiró la utilización del aeropuerto de Manta para el control estadounidense del tráfico de drogas. El aeropuerto mantense se va a reparar con una donación china.

La mayor presencia china alentó a algunos gobiernos latinoamericanos a debilitar el sistema de democracia representativa y sus límites al poder ejecutivo. Dos países particularmente cercanos a China, Venezuela y Ecuador, establecieron gobiernos autoritarios.

Hoy que Ecuador retorna a la plena vigencia democrática, Washington hace muestras de acercamiento, para que se consolide la democracia representativa. A pesar del desafecto del presidente Trump a los acuerdos comerciales, se hace excepción con Ecuador: se inició un diálogo comercial bajo el paraguas del Consejo de Comercio e Inversiones. El Ecuador también hace lo suyo, reemplazando en Cancillería a María Fernanda Espinoza, opuesta a mejorar la relación con EE. UU.

El acercamiento con Washington no significa alejamiento de Beijing. Funcionarios del Ministerio de Finanzas se encuentran en Beijing negociando la reestructuración de créditos vigentes y otorgamiento de nuevos préstamos, que permitan solventar los gastos presupuestarios de fin de año. Los acuerdos se anunciarían durante visita presidencial a China.

La rivalidad entre las dos grandes potencias, que son nuestros dos mayores socios comerciales, le abren oportunidades al país en créditos, inversión y mercados. Este gobierno comienza a jugar ambas cartas, con habilidad. (O)

Entre dos potencias
La rivalidad entre las dos grandes potencias, que son nuestros dos mayores socios comerciales, le abren oportunidades al país en créditos, inversión y mercados. Este gobierno comienza a jugar ambas cartas, con habilidad.
2018-11-18T00:00:30-05:00
El Universo

Te recomendamos