¡Otra vez!

11 de Septiembre, 2018
11 Sep 2018

Estamos nuevamente en época electoral, siento vergüenza ajena al ver y escuchar las críticas y acusaciones que se realizan los políticos de turno, unos con mucha trayectoria, otros nuevos, aquellos que vemos, los que no vemos, y esos que prefieren estar detrás de los primeros.

¿Por qué no se hace un cambio en las leyes de elección popular, no se implementa una ley para que estos candidatos amantes del servicio social a la patria, al pueblo, a los pobres, etcétera –o como quieran llamarlo– sean voluntarios, es decir que no perciban sueldo haciendo un verdadero voluntariado? Y aquí viene el ajuste del cinturón, controlar y no permitir bajo ninguna circunstancia el tráfico de influencias, uso y abuso de bienes públicos, vehículos, maquinarias, personal y todo aquello que conlleva gastos que se diluyen en estos malos y abusivos “servidores”. Todos conocemos personas que esperan entrar a estos cargos para beneficio propio, la historia nos lo muestra cada día y seguimos aupando la corrupción, y somos incapaces de enfrentarlos. Esto es también ser parte de la corrupción. No solo aquel que roba miles de dólares, aquel que tiene información anticipada de algún proyecto por realizar y saca ventajas con nuevos negocios, sino aquel que roba luz, agua, roba la paz que debe imperar en el país, aquel que no busca el bienestar común, etcétera; es corrupto. ¿De que van a vivir los funcionarios voluntarios?, se supone que tienen negocios, trabajos…, pues que los sigan ejecutando, en sus discursos dicen amar tanto a los pobres que quieren servir; demuestren acogiéndose al servicio, como lo haría un voluntario de la Cruz Roja, un bombero honesto, etcétera.(O)

María Isabel Mendoza Arias, Guayaquil

 

 

¡Otra vez!
Cartas al Director
2018-09-11T00:00:38-05:00
Estamos nuevamente en época electoral, siento vergüenza ajena al ver y escuchar las críticas y acusaciones que se realizan los políticos de turno, unos con mucha trayectoria, otros nuevos, aquellos que vemos, los que no vemos, y esos que prefieren estar detrás de los primeros.
El Universo