Sobre los accidentes de tránsito en Ecuador

10 de Septiembre, 2018
10 Sep 2018

Alguna vez alguien argumentaba que nadie salía a matar a nadie, refiriéndose a los accidentes de tránsito con consecuencias fatales, y en aquellas épocas esa observación contenía mucha verdad. Pero en la actualidad, cuando las víctimas por accidentes de tránsito ocupan el quinto lugar de frecuencia, estadísticamente hablando y cuando los accidentes son especialmente por la irresponsabilidad de personas (conductores, peatones...) es que dicha verdad me parecería que pierde valor.

Porque si salimos a manejar un vehículo –que alguna vez un país lo catalogó como “un arma” (el vehículo)– y en la mano llevamos un teléfono celular para hablar y chatear mientras conducimos; manejamos viendo en un dispositivo electrónico una película; manejamos un vehículo en mal estado; conducimos a velocidades que superan los límites permisibles; manejamos ebrios; vamos pensando en el sistema de explotación al que nos ha sometido la empresa de transporte; vamos cansados por las ocho horas sin descanso que llevamos pegados al volante, o maldiciendo al agente que nos sacó un billete para no citarnos, etcétera, etcétera y etcétera; entonces no pecamos de suspicaces al sostener que sí hemos salido a cometer irresponsabilidad. El pluralismo utilizado conlleva la idea de que no siempre un accidente de tránsito con consecuencias fatales es necesariamente culpa exclusiva de quien conduce, como cuando nos enfiestamos y a nadie se le ocurre que uno o varios de los presentes regresarán manejando su vehículo y ni de broma le dicen que no beba licor. Las consecuencias de esta realidad son impensables y rebasan a los implicados directamente con estas tragedias. Se afecta a la confianza pública, al turismo interno, al que viene del exterior. En una de las últimas tragedias que se registró en las carreteras, el mandatario descabezó al mando correspondiente, pero opino que olvidó decir que lo seguirá haciendo para ver si el temor a perder el cargo obliga a ciertos burócratas a trabajar al pie del cañón y dejarse solo de hacer declaraciones. Esto es consecuencia de muchos años de desaciertos personales e institucionales.(O)

Eduardo Vargas Tobar, doctor, Guayaquil

Sobre los accidentes de tránsito en Ecuador
Cartas al Director
2018-09-10T00:00:38-05:00
Alguna vez alguien argumentaba que nadie salía a matar a nadie, refiriéndose a los accidentes de tránsito con consecuencias fatales, y en aquellas épocas esa observación contenía mucha verdad.
El Universo