Uso del plástico

9 de Septiembre, 2018
9 Sep 2018

A propósito de la iniciativa del Municipio de Guayaquil para regular el uso del plástico como forma de combatir los problemas que su uso indiscriminado produce en el medio ambiente, vale reflexionar que la gente, por un estilo de vida consumista, inventa exageradas necesidades que en la práctica pocos pueden sostenerlas; creando ciertos prejuicios que derivan en algunos casos en episodios de violencia social.

La intención del Municipio marca un punto de quiebre y es saludable porque inducirá a un incipiente cambio en estilos de vida y derivará en una sana presión para lograr un hábitat ecosaludable, disciplinando el modelo de mercado. Sin embargo, no debemos caer en el exagerado consumismo ni en el radical conservacionismo, pues son extremos nocivos que hay que desechar.

Es evidente que el uso indiscriminado de plástico tiene al medio ambiente alterado y los sistemas de producción de las empresas deberán reorientarse.

El mundo moderno acicateado por el desarrollo tecnológico facilita formas de vida, simplifica las cosas y agilita formas de producción, pero nos puede conducir, o mejor dicho nos está conduciendo, a un modelo de consumismo inútil, proclive a la autodestrucción. Este es un fenómeno mundial.

Resulta, pues, saludable la iniciativa municipal que ojalá no caiga en fanatismos ecológicos ni afecte la aplicación de nuevas tecnologías. (O)

Xavier Neira Menéndez,
economista, Guayaquil

Uso del plástico
Cartas al Director
2018-09-09T00:00:25-05:00
A propósito de la iniciativa del Municipio de Guayaquil para regular el uso del plástico como forma de combatir los problemas que su uso indiscriminado produce en el medio ambiente, vale reflexionar que la gente, por un estilo de vida consumista, inventa exageradas necesidades que en la práctica pocos pueden sostenerlas; creando ciertos prejuicios que derivan en algunos casos en episodios de violencia social.
El Universo