¿Hasta cuándo, señor Maduro, abusará de nuestra paciencia?...

22 de Agosto, 2018
22 Ago 2018
22 de Agosto, 2018 - 00h00
22 Ago 2018

...De la de nosotros, sus vecinos, que recibimos en nuestros países cientos de miles de angustiados, famélicos, casi desnudos, venezolanos, mujeres y hombres, de todas las edades. Y tanta miseria y tanto sufrimiento del heroico pueblo de la tierra de los libertadores es responsabilidad este momento de un solo hombre, usted. Tal vez me equivoco, y a usted solamente le hacen actuar para esconderse, tras su talla colosal, los que le chupan la sangre al pueblo. Pero las víctimas de su incapacidad y torpeza rebasan ya sus fronteras, y, mientras usted, y lo que usted representa, esté en el poder, no hay esperanza de cura. Atienda la queja de su pueblo y entienda el mensaje condenatorio de los países democráticos de América y del mundo. Está usted aislado, solo le queda el apoyo de los que viven del petróleo que usted les regala, y que ya se le irán, porque la producción disminuye dramáticamente y a usted no le ha quedado otro remedio que reducir lo que antes les daba. Desgraciadamente para los ecuatorianos, y bien para usted, nuestro gobierno sigue sosteniendo que no interviene en los asuntos internos de otros países, aunque esos asuntos internos suyos alteran la situación interna nuestra. Acaba usted de hacer público su nuevo plan monetario, luego de reconocer que los anteriores han fracasado. Este nuevo plan, el de las nuevas monedas, a las que se les ha reducido ni sé cuántos ceros, fracasará, también, porque la economía se asienta sobre lo que usted no inspira, que es confianza. Creo que a usted no le queda otro camino que el que adoptó Ecuador a principios de este milenio, en circunstancias mucho menos graves, que fue dolarizar la economía, que es lo que nos salvó a los ecuatorianos, porque, con moneda propia, Correa habría convertido al Ecuador en la Venezuela de hoy.

Desgraciadamente para los ecuatorianos, y bien para usted, nuestro gobierno sigue sosteniendo que no interviene en los asuntos internos de otros países, aunque esos asuntos internos suyos alteran la situación interna nuestra.

Si usted convocara a elecciones realmente libres, con participación plena de los opositores, la confianza volvería y se podría reconstruir Venezuela, los emigrantes regresarían a su país, y los vecinos no estaríamos agobiados con una emigración tan numerosa, nunca vista en los anales de América. Hoy martes, mientras escribo estas líneas, la OEA debe tratar este terrible problema humano de los venezolanos que huyen de su país, de la incapacidad suya para gobernar. El Gobierno del Ecuador, desesperado, no ha encontrado otra solución, otro paliativo a la crisis que, en violación de las leyes internas y acuerdos internacionales, exigir a los venezolanos la condición, casi imposible, de presentar pasaporte para ingresar al Ecuador; en esfuerzo similar, que parece concertado, el Perú anuncia medida similar. En Colombia se quedarán todos los que no logren cruzar, ahora lo harán ilegalmente, por los cien mil pasos clandestinos, que los guerrilleros y traficantes conocen tan bien.

He parodiado para este artículo la frase de Cicerón cuando previno de la conspiración de Catilina, que hubiera bañado a Roma en sangre.

Ante la tragedia que vivimos, el Gobierno ecuatoriano debe olvidarse del socialismo del siglo XXI, sumarse a las iniciativas existentes, aportar nuevas, para que existan elecciones libres en Venezuela. (O)

¿Hasta cuándo, señor Maduro, abusará de nuestra paciencia?...
...De la de nosotros, sus vecinos, que recibimos en nuestros países cientos de miles de angustiados, famélicos, casi desnudos, venezolanos, mujeres y hombres, de todas las edades.
2018-08-22T00:00:40-05:00
El Universo

Te recomendamos