Encontrar nuevos territorios

Jueves, 14 de Junio, 2018 - 00h28
14 Jun 2018
Jueves, 14 de Junio, 2018 - 00h28
14 Jun 2018

A finales del siglo XX dos gurús de la economía, Gary Hamel y C. K. Prahalad, cuestionaron la forma de decidir de la mayoría de los líderes de las grandes empresas norteamericanas, quienes se habían enfocado principalmente en reestructuración, la reorganización, realineamiento, optimización y la reingeniería. A este estilo lo llamaron “ajuste estratégico”.

Las grandes empresas de los años 80 fueron casi aplastadas por los cambios tecnológicos, demográficos y regulatorios; entonces, el interés primordial de sus líderes fue equilibrar los recursos existentes de sus empresas acomodándose a las posibilidades de su entorno, resolver los problemas del presente y su coyuntura sosteniendo el modelo de hacer las cosas sin mirar la generación de nuevos recursos y capacidades para crear y explotar oportunidades futuras.

Gary Hamel y C. K. Prahalad abogaron por un nuevo enfoque en el logro de los objetivos: crear y desarrollar nuevos modelos de hacer negocios, nuevos mercados, nuevos productos y servicios, nuevas ventajas, nuevas competencias, nuevas relaciones y nuevas plataformas para “ser los primeros en”. Ellos afirmaron una verdad irrebatible: “No se puede usar un mapa viejo para encontrar nuevos territorios”. A su estilo lo llamaron “el intento estratégico”.

La Academia de Guerra de la Armada de EE.UU. usó el acrónimo VUCA para describir el entorno de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad en el que estaban entrando las empresas, tras el fin de la Guerra Fría y el advenimiento del internet. El entorno de hoy se ha vuelto más desafiante ante nuevos retos, como la sostenibilidad ambiental, la responsabilidad social, la revolución tecnológica, la energía, la diversidad, la corrupción y el terrorismo.

Si bien en el corto plazo, frente a la coyuntura de una crisis de liquidez o contracciones del mercado, suele ser muy necesario achicar la organización, optimizar los recursos, reducir los gastos y aplicar el “ajuste estratégico”, también es muy cierto que no es suficiente ni permanente y por ello no debe ser lo único. Solo creando, anticipando, cambiando lo que sea necesario y asumiendo los riesgos que ello implica, se conduce al futuro.

En estos últimos años algunos de los líderes, por miopía, temor de cambiar, o la protección de sus propios intereses, están repitiendo el patrón de comportamiento de fines del siglo XX. Desde presidentes de países hasta los CEO prefieren vivir anclados en un pasado que ya no existe. En la Cumbre de las Américas que se realizó recientemente en Lima, el presidente chileno, Sebastián Piñera, refiriéndose a los desafíos que vivimos hoy, sostuvo que debemos construir nuevos pilares estratégicos para tener oportunidad en la sociedad del conocimiento y la información.

(O)

Encontrar nuevos territorios
A finales del siglo XX dos gurús de la economía, Gary Hamel y C. K. Prahalad, cuestionaron la forma de decidir de la mayoría de los líderes de las grandes empresas norteamericanas, quienes se habían enfocado principalmente en reestructuración, la reorganización, realineamiento, optimización y la reingeniería. A este estilo lo llamaron “ajuste estratégico”.
2018-06-14T00:28:10-05:00
El Universo

Te recomendamos