¿Corresponsabilidades ciudadanas?

16 de Mayo, 2018
16 Mayo 2018
16 de Mayo, 2018 - 00h00
16 Mayo 2018

Suele ocurrir que, respecto de las necesidades colectivas, la ciudadanía en general y los vecinos afectados en particular se quejan por la falta de soluciones y de una u otra forma constantemente reclaman con justicia ser debida y oportunamente atendidos.

Algunos de esos grupos conocen, por experiencias propias o ajenas, que la unión entre ellos les da fuerza para lograr sus objetivos.

La organización popular tiene un sitio importante en la historia ecuatoriana y personalmente considero urgente que cada vez se siga organizando adecuadamente y se oriente cívicamente.

Por supuesto que también en las organizaciones políticas los vecinos pueden encontrar las fortalezas, recursos y líneas de acción que les permitan conseguir mejorar su bienestar y desarrollo; mas, habiendo tenido la oportunidad de conocer organizaciones barriales, me parece que en su seno es relativamente más fácil lograr la cohesión, organización y la acción mancomunada, orientada a la consecución de la solución de los problemas comunes irresolutos.

También pienso que las rivalidades políticas, aun en el seno de los barrios, pueden convertirse en factores de disociación y no de unión. No obstante, bien podrían ser la solución, pues sería estupendo que, en aras del bien común del barrio, se arríen las banderas partidistas y todos los integrantes de la comunidad barrial trabajen juntos por alcanzar la satisfacción de sus necesidades, empezando por las más apremiantes.

Pero importante es también el apoyo recíproco que los barrios organizados puedan prestarse, no solamente en la trasmisión de las experiencias vividas, de logros y decepciones, sino también porque podrían generarse proyectos mancomunados, algunos de los cuales, por su volumen, puedan ser atendidos por organismos públicos no solamente parroquiales, cantonales o provinciales, sino también por los organismos regionales o nacionales.

Considero también que, sin perjuicio de que los ciudadanos, sin banderías políticas, se preocupen de su organización y procuren solucionar sus necesidades colectivas, especialmente barriales, no es menos cierto que se siguen requiriendo escuelas de formación política que si han sido omitidas por los partidos y movimientos, deben entonces ser diseñadas desde las instituciones de enseñanza superior, pues requerimos urgentemente escuelas para políticos y administradores públicos.

No debe bastar solamente el voto ciudadano para ejercer cargos de representación popular.

Habría que dar pruebas de conocimiento de las tareas que le correspondería desempeñar a la persona que fuera elegida, por votación popular.

¿Le gustaría a usted que los candidatos dieran pruebas orales y públicas, en cadenas de televisión incluso, mediante las cuales demuestren a sus electores que, debidamente inteligenciados y preparados, sabrían la forma de financiar, administrar y lograr los objetivos de la institución que pretenden dirigir, durante el plazo para el que sean elegidos?

¿Le gustaría a usted preparar algunas preguntas para conocer la capacidad de gestión de los candidatos?

Es probable que disminuya la cantidad de candidatos, algunas personas no se atreverían a postularse, pero tal vez mejore la calidad de los elegidos.

¿Qué le parecen estas reflexiones y propuestas? ¿Considera que son viables? ¿Por qué?

¿Sería tan amable en darme su opinión? (O)

¿Corresponsabilidades ciudadanas?
Suele ocurrir que, respecto de las necesidades colectivas, la ciudadanía en general y los vecinos afectados en particular se quejan por la falta de soluciones y de una u otra forma constantemente reclaman con justicia ser debida y oportunamente atendidos.
2018-05-16T00:00:25-05:00
El Universo

Te recomendamos