Se busca empleo

18 de Marzo, 2018
18 Mar 2018
18 de Marzo, 2018 - 00h00
18 Mar 2018

El martes, el presidente dio la noticia que entre enero y febrero se habían registrado 124 mil nuevos contratos de trabajo, sobre todo en pesca, acuacultura y construcción.

Curioso. La construcción sigue deprimida. La acuacultura está boyante, pero en parte se debe a que ha adoptado tecnologías de punta que minimizan la mano de obra: la acuacultura está desempleando.

Según las encuestas más recientes, los ecuatorianos consideran que el desempleo es el problema más apremiante, superando a la crisis económica y a la corrupción. Por lo que quienes escucharon al presidente deben haberse en parte confundido, y en parte alentado.

Confundido, porque de los televidentes y radioescuchas, algunos no tienen trabajo, y no conocen de empresas que estén contratando. Para los que tienen empleo, en su mayoría están más bien preocupados de no perderlo, en lugar de estar a la caza de una pega mejor remunerada, lo cual sería posible solo si las empresas estuvieran expandiéndose.

Alentado, porque pueden pensar que las cosas están cambiando.

Hay que escuchar con detenimiento las palabras presidenciales. No son nuevos empleos de los que habla sino nuevos registros de contratos laborales. Su gobierno estableció un nuevo requisito para los patronos, de tener que inscribir los contratos de trabajo en el Ministerio respectivo. Ante el cumplimiento incompleto de la nueva tramitología, el Ministerio prorrogó el plazo de inscripción hasta enero 24, a la vez que estableció sanciones para el patrono incumplido. En enero los rezagados se apresuraron a inscribir, y de ahí que hayan aumentado tanto los registros.

Entre los inscritos habrá contratos por nuevos empleos. El Ministerio ha generado nuevas modalidades de contratación para actividades no habituales, que habría estimulado la formalización de empleos antes informales, y por lo tanto la inscripción. Pero la evidencia apunta a que las empresas tienden a reducir el número de empleados.

En las últimas semanas han proliferado las ofertas de productos, compre dos lleve tres, etcétera, lo que insinúa que las empresas están vendiendo menos de lo que producen y quieren reducir inventarios. Otra manera de hacerlo es produciendo menos, y si se produce menos, se reduce la plantilla de trabajadores.

El gobierno saliente dejó un país con costos altísimos de producción. Sus autoridades no hicieron nada para aliviar costos.

Las empresas han tenido que irse ajustando, bajando costos sin ninguna colaboración del Estado. La principal herramienta para ese objetivo es reducir el rol de pagos. Como no es posible bajar sueldos, se logra el objetivo despidiendo: a los de salarios cercanos al mínimo, para reducir el número de empleados. A los de nivel salarial medio y superior, para reemplazarlos por otros de características similares, pero con un sueldo menor.

Las autoridades actuales solo han hecho una cosa, iniciativa del Mipro: bajar las tarifas eléctricas para la producción nocturna. Recién a fines de mes este gobierno nos ofrecerá una estrategia para enfrentar la crisis. Anuncian las ministras Viteri y García que se centra en la reactivación empresarial, por lo que debería incluir medidas para reducir los costos de producción.

Hasta que no exista un programa creíble para revertir el proceso de deterioro de la economía nacional, no se reactivará el empleo. (O)

Se busca empleo
El martes, el presidente dio la noticia que entre enero y febrero se habían registrado 124 mil nuevos contratos de trabajo, sobre todo en pesca, acuacultura y construcción.
2018-03-18T00:00:33-05:00
El Universo

Te recomendamos