Política 101, by Roberto Carlos

13 de Marzo, 2018
13 Mar 2018
13 de Marzo, 2018 - 06h21
13 Mar 2018

A mí la política en general, y la ecuatoriana en particular, me parece absolutamente incomprensible. La verdad es que no encuentro diferencia entre el binomio cuadrado perfecto y la política, ambos me resultan chino. André Comte-Sponville la define como el arte de tomar, mantener y utilizar el poder. Admiro mucho a este filósofo francés, pero no coincido, yo creo que la política es más bien el arte de mentir, de manipular, de ponerse una venda en los ojos para no verse ni la nariz. Pero no se puede negar que la política atrapa, apasiona, perturba. Grandes tratadistas se han ocupado de definir qué es la política, yo vendo en mi librería una gran cantidad de esos libros y he tratado de leerlos sin éxito, ni siquiera en la Política para Dummies he encontrado respuestas cercanas a la realidad, en este punto, solo Mafalda me convence cuando la define como esa mala palabra con P.

Triste que yo, en mi calidad de librera, haya tenido que buscar respuestas en otras fuentes, no llegué al extremo de ver en las chacras, piedras, cartas y caracoles, pero recurrí a la música. Quién lo hubiera dicho, encontré aclarar el panorama escuchando a Roberto Carlos. ¡Sí, ese mismo!, el cantante brasileño me ha dado luces. Si no me creen, pongan atención a las letras de sus canciones. Debería haber un libro que sirva de texto a futuras generaciones: Política 101, by Roberto Carlos.

En una canción llamada Mujer descubrí esta perla: …satisface mi ego fingiéndose sumisa, pero en el fondo me hechiza. Puse la frase en plural y resolví algo que hasta ahora me resultaba incomprensible.

No sé a ustedes, pero a mí una de las cosas que más me indignan de los políticos es cómo se aferran a los cargos, cómo han perdido el sentido de la decencia y de la dignidad. Pero al imaginarlos a toditos, bien formados y uniformados, cantando cada lunes este himno al cargo público:

“Tú eres mi dulce desayuno, mi pastel perfecto, /

mi bebida preferida el plato predilecto, /

yo como y bebo de lo bueno y no tengo hora fija, /

de mañana, tarde o noche no hago dieta. /

Y este amor que alimenta a mi fantasía, /

es mi sueño, es mi fiesta, es mi alegría, /

la comida más sabrosa, mi perfume, mi bebida, /

es todo en mi vida”.

Todo se aclara y hasta les comprendo, aunque me sigue dando asco verlos cómo tratan de defender lo indefendible. (Por cierto ¿sí supieron que José Serrano, el de los audios, sigue siendo legislador? Ha salido de la presidencia de la Asamblea nomás, pero le vamos a seguir pagando sueldo).

Seguramente ustedes me dirán que no he resuelto lo principal: saber cuáles son los planes del presidente Moreno y qué veladas intenciones tiene. Ningún veladas, ¡he aquí lo que quiere el negro!, perdón, el Moreno:

Él solo quiere mirar los campos, él solo quiero cantar su canto. Pero no quiere cantar solito, él quiere un coro de pajaritos. Él quiere tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar. Tan, tan.

¿Y nosotros? Jodidos, claro. (O)

Política 101, by Roberto Carlos
A mí la política en general, y la ecuatoriana en particular, me parece absolutamente incomprensible.
2018-03-13T06:21:44-05:00
El Universo

Te recomendamos