Caras nuevas

12 de Febrero, 2018
12 Feb 2018

Realizada la consulta popular con los resultados pronosticados (aunque con alguna sorpresa), uno de los puntos controversiales fue la reelección indefinida. Ahora se comenzará a definir acciones.

En esta propuesta se ordenó que en la renovación se establezca la necesaria oxigenación de las funciones del Estado. Es hora que mandatarios lean e interpreten bien lo que dijo el pueblo al que le consultaron: primero, que si no es bueno para la patria que por voto se reelija de por vida a quienes se creen predestinados para cualquier cargo; tampoco es bueno (y con mayor razón), que permanezcan de por vida los nombrados “a dedo” y que continúan años de años, a veces por el simple “mérito o virtud” de cambiarse de camiseta en el momento oportuno, me refiero a los expertos en merodear y vagabundear en ministerios, superintendencias, gerencias, embajadas o cargos en el exterior. Son burócratas oportunistas, aprovechadores (los mismos de siempre), tontos vivos. Basta repasar nombres y se repiten en casi en todos los gobiernos; otros son “peritos” en cualquier cosa en que los pongan, en una suerte de corrupción que también significa aceptar un cargo para el que no se está preparado. Así tenemos funcionarios que vienen desde el gobierno anterior y del anterior al anterior..., están prestos y cumplen cualquier consigna porque aparentemente no tienen una clara ideología, sino solo insaciable ambición política. Estas son causas por la que el pueblo votó por el cambio. Hay que leer e interpretar bien lo que se ha dicho en las urnas, no lo que luego se discute en las mesas de “negociaciones” con dádivas o cuotas de poder otorgadas a los aliados; peor aún si es a espaldas del pueblo. ¿Acaso no existen ecuatorianos capaces, o es que para acceder a un cargo público el requisito (aunque no esté escrito) sea pertenecer y ser “leal” a un partido político y no a la patria? ¿No es evidente que burócratas inexpertos que aceptaron retos para los que no estaban preparados cometieron graves daños al país? ¿Qué esperamos ahora? La respuesta es un cambio de autoridades de control y funcionarios de mandos altos y medios, especialmente los contaminados con lo que significó abuso de poder, prepotencia y despilfarro, que son signos de irresponsabilidad e irrespeto. El pueblo se ha pronunciado clara y rotundamente, no quiere seguir viendo las mismas caras con distintas    camisetas; quiere ver otras caras, puestos la camiseta del Ecuador.(O)

Rogelio Morales Cattani,
Doctor, cirujano coloproctólogo; Guayaquil

Caras nuevas
Cartas al Director
2018-02-12T00:00:45-05:00
Realizada la consulta popular con los resultados pronosticados (aunque con alguna sorpresa), uno de los puntos controversiales fue la reelección indefinida. Ahora se comenzará a definir acciones.
El Universo