En avenida 9 de Octubre

11 de Febrero, 2018
11 Feb 2018

Desde hace algún tiempo mis oídos son agredidos por los parlantes de locales a lo largo de la avenida 9 de Octubre, ubicados en las puertas y con la música estridente; me he acercado y personas me han dicho que tienen permiso para poner los parlantes estridentes.

He hecho comentarios al respecto al Municipio de Guayaquil por las redes sociales, pero el silencio es la respuesta. No entiendo cómo el señor alcalde no ha ordenado a los comisarios municipales, a los delegados, al director de Justicia y Vigilancia, que pongan punto final a una bulla enloquecedora, que sumada al pito de los carros, al calor sofocante, nuestra ciudad se hace invivible. Esta práctica se ha extendido a otros lugares de Guayaquil como la ciudadela Alborada. ¿Hasta cuándo soportar esta barbarie?, da la impresión de que Guayaquil es tierra de nadie, todo el mundo hace lo que le da la gana; el irrespeto a las leyes y las ordenanzas son letras muertas. El ruido es un contaminante y lo dice la OMS, Organización Mundial de la Salud. Ojalá el señor alcalde saque a sus comisarios, delegados y a justicia y vigilancia de sus pupitres, y los mande a clausurar esos contaminadores del medio ambiente, los cuales por el ruido producen un estrés insoportable.(O)

Rodolfo E. Muñoz Morán,
Abogado, Guayaquil

En avenida 9 de Octubre
Cartas al Director
2018-02-11T00:00:40-05:00
Desde hace algún tiempo mis oídos son agredidos por los parlantes de locales a lo largo de la avenida 9 de Octubre, ubicados en las puertas y con la música estridente; me he acercado y personas me han dicho que tienen permiso para poner los parlantes estridentes.
El Universo