Actuar con moral, rectitud, justicia

13 de Enero, 2018
13 Ene 2018

Voces, desde diversas vías de comunicación, han intercambiado criterios con el objetivo de converger y clamar al aparato público, que propenda endurecer las sanciones vigentes en nuestra norma jurídica penal, para parar la violencia, la corrupción...

Haciendo todos (salvo contadas excepciones) un mea culpa, ¿qué nos ha ocurrido que nos hemos dejado seducir por la pasividad? ¿Por qué hemos esperado a ser testigos o tal vez víctimas a través de nuestros familiares y amigos, de hechos contrarios a una sociedad civilizada, tales como agresiones sexuales a nuestros niños y adolescentes, asesinatos, actos de corrupción, cometidos desde el ámbito público o privado; para después de hechos, recién exigir la implementación de mecanismos meramente correctivos, en vez de proponer –y trabajar– en soluciones plenamente efectivas desde lo preventivo?

Lo ideal, ecuatorianos, está lejos de volvernos solo extremadamente punitivos, solo endosar la solución de estas execrables situaciones exclusivamente al Estado, ello equivaldría a apuntar tal vez algo de efectividad al síntoma y no a la causa; ciertamente se requiere la participación legislativa en el ámbito judicial penal para contar con cuerpos legales y reglamentarios que permitan moldear conductas antisociales. Sin embargo, y a más de que sea atendida esta demanda social, la base para civilizarnos en la sociedad está trabajar desde los hogares educando a nuestros familiares y seres queridos en conocimientos, pero también en principios, virtudes; con el testimonio de todos nosotros desde nuestros espacios (como padres, hijos, hermanos, vecinos, trabajadores, políticos…) en la vida diaria. Respeto al ser humano, ética en el actuar, honestidad, moral, buenas costumbres..., y desde luego trabajar en las bases espirituales.

Todos debemos desterrar las acciones que atenten contra la integridad del ser humano, y alzar nuestra lucha e iniciar nuestra propia campaña provirtudes ciudadanas, no sigamos la irracionalidad, la crueldad, la incultura. Sin educación y sin virtudes no se construye bienestar social sostenible. Yo me apunto, ¿y tú?(O)

Xavier Guerrero Pérez, 30 años, Ph.D (c) en Economía; Quito

Actuar con moral, rectitud, justicia
Cartas al Director
2018-01-13T00:00:54-05:00
Voces, desde diversas vías de comunicación, han intercambiado criterios con el objetivo de converger y clamar al aparato público, que propenda endurecer las sanciones vigentes en nuestra norma jurídica penal, para parar la violencia, la corrupción...
El Universo