¿Cuál uso de la renta?

29 de Noviembre, 2017
29 Nov 2017
29 de Noviembre, 2017 - 00h07
29 Nov 2017

El 26 de marzo de 2017 se cumplieron 50 años de la suscripción de la carta encíclica que su autor, el papa Pablo VI, el ahora beato Giovanni Battista Montini, dirigió a los obispos, sacerdotes, religiosos y fieles católicos del mundo, así como a todos los hombres de buena voluntad sobre la necesidad de promover el bien común.

El documento es conocido por su denominación en latín Populorum Progressio (PP) y en español: El desarrollo de los pueblos.

Sin duda constituye un hito importante en la historia de la denominada Doctrina Social de la Iglesia católica, particularmente en el siglo XX, a pocos años de la conclusión del Concilio Vaticano II, que tanto motivó e ilusionó a los católicos de buena voluntad y comprometidos en la procura de un mundo mejor, aunque lamentablemente frustrados porque no se han logrado alcanzar todos los buenos frutos que se esperaba en beneficio de la humanidad.

PP, además del Preámbulo, está dividida en dos partes y una conclusión.

La primera, denominada ‘Por un desarrollo Integral del hombre’, está subdividida en Los datos del problema, La Iglesia y el desarrollo y La acción que se debe emprender.

La segunda se titula ‘Hacia el desarrollo solidario de la humanidad’ y tiene también tres partes: Asistencia a los débiles, La equidad en las relaciones comerciales y La caridad universal.

El documento concluye con un Llamamiento final.

Vale la pena leerla o releerla, aunque nos invada la nostalgia de “lo que pudo haber sido y no fue”, más la frustración de no haber hecho todo lo posible para que su mensaje fuera conocido, asimilado y vivido intensamente.

De las tantas admoniciones, sugerencias y planteamientos que abundan en el documento, en esta ocasión quiero referirme a un tema que ha estado, en el pasado reciente, y sigue estando entre los temas de mayor debate en nuestro Ecuador: el uso de la renta.

Revisemos lo que afirmó Pablo VI en el número 24 de Populorum Progressio:

“El bien común exige, pues, algunas veces la expropiación si, por el hecho de su extensión, de su explotación deficiente o nula, de la miseria que de ello resulta a la población, del daño considerable producido a los intereses del país, algunas posesiones sirven de obstáculo a la prosperidad colectiva.

“Afirmándola netamente (Gaudium et spres n. 71, 6), el Concilio ha recordado también, no menos claramente, que la renta disponible no es cosa que queda abandonada al libre capricho de los hombres; y que las especulaciones egoístas deben ser eliminadas. Desde luego, no se podría admitir que ciudadanos provistos de rentas abundantes, provenientes de los recursos y de la actividad nacional, las transfiriesen en parte considerable al extranjero por puro provecho personal, sin preocuparse del daño evidente que con ello infligirían a la propia patria”.

¿Clara admonición o una simple sugerencia que favorece la reinversión productiva en el propio país?

¿Piensa usted como Pablo VI? ¿Sería tan amable en darme su opinión? (O)

¿Cuál uso de la renta?
El 26 de marzo de 2017 se cumplieron 50 años de la suscripción de la carta encíclica que su autor, el papa Pablo VI, el ahora beato Giovanni Battista Montini, dirigió a los obispos, sacerdotes, religiosos y fieles católicos del mundo, así como a todos los hombres de buena voluntad sobre la necesidad de promover el bien común.
2017-11-29T00:07:08-05:00
El Universo

Te recomendamos