En 140 ‘sesudos’ caracteres

31 de Marzo, 2016
31 Mar 2016

Desde que las noticias se leen en Twitter siento que hay una masiva “pelea de gallos” basada en ataques cargados de “opinología” que se expresan en modestas oraciones interpretadas como grandes noticias.

El pasado sábado, el presidente de la República lanzó nuevamente una cordial invitación a sus simpatizantes para dar batalla en redes sociales. Usó las siguientes palabras: “…tuiteros queridos, pronto nos vamos a reunir, la batalla también está en las redes, y es una batalla que tenemos que ganar y vamos a ganar, compañeros, porque los honestos somos más, siempre vamos a aclarar todas las mentiras, pero cuidado nos aturden con una mentira medio creíble”. Horas más tarde, un abogado tuitero denunció ser atacado en su casa por simpatizantes del Gobierno como consecuencia de las declaraciones del presidente, aunque no fue mencionado en la sabatina. Al menos no directamente. El abogado en cuestión es un activo opositor del Gobierno en Twitter. Es, en resumen, un militante de 140 caracteres.

Peor aún, horas más tarde, varios medios de comunicación unieron estos dos antecedentes –aislados– para realizar titulares “tuiteables” como ‘Correa anuncia guerra en Twitter’ o ‘Tuitero crítico al gobierno de Correa denuncia que ha sido amenazado’. Así, la pelea de gallos comenzó: Usuarios de redes tuiteaban, retuiteaban, comentaban, se solidarizaban, atacaban, justificaban, replicaban y recontarreplicaban. Algunos se lamentaban por la persecución, se indignaban por la calumnia… Se sentaban frente al computador y “militaban” efervescentemente.

Esta no ha sido la única disputa virtual en este polarizado país, y si reflexionamos en torno a la importancia que tienen el debate y la información que se discute en el escenario público, nos daremos cuenta de que estas guerras en Twitter escapan de los temas de real importancia: son distractores e inmovilizadores sociales. No se puede creer que en un “microblogging” que permite una sola oración se realicen ataques viscerales que después se conviertan en noticia. Esas son manipulaciones de un poder político y mediático irresponsable.

Entonces habrá que ser claros en identificar los temas que nos atañen. Si algo influye en una población determinada, entonces la organización no puede hacerse tras un computador. Me pregunto, ¿qué tan importantes son los temas que se pueden argumentar en un microblogging? No se trata de estar en desacuerdo con la tecnología, ni es tampoco una postura anacrónica y terca de oponernos a herramientas como las redes sociales, pero considerar a estas redes como aparatos de denuncia o réplicas y contrarréplicas es una falta de respeto a la integridad, a la información, el debate público, a la organización popular.

Aunque lo haga un “astuto” tuitero en 140 sesudos, profundos y orientadores caracteres.

Nos vemos en quince.(O)

En 140 ‘sesudos’ caracteres
Desde que las noticias se leen en Twitter siento que hay una masiva “pelea de gallos” basada en ataques cargados de “opinología” que se expresan en modestas oraciones interpretadas como grandes noticias.
2016-03-31T00:07:04-05:00
El Universo

Te recomendamos