La farsa de los premios

17 de Agosto, 2015
17 Ago 2015
17 de Agosto, 2015 - 00h00
17 Ago 2015

“Oye, a pesar de que tengo que pensar por ustedes, me queda tiempo para planear otras cosas. Nuestro prestigio a nivel internacional es inigualable. Por eso la lluvia de condecoraciones y de doctorados honoris causa. A nadie le han honrado de esa manera. Imagínate recibido en las mejores universidades de Estados Unidos, del mismísimo imperio... claro que en salones de medio pelo, solo medio llenos, pero eso es culpa de ustedes que no contrataron buen lobbing. Porque ya habrás aprendido, todo en el mundo actual es cuestión de lobbing, para eso hay empresas montadas ad hoc por panas,... ¿sí sabes que significa ad hoc, no? ¿No? Me lo imaginé.

“Bueno, pero para poner la guinda en el pastel necesitamos algo bueno, algo realmente bueno, ya me cansé de las condecoraciones y doctorados honoris causa. Lo del récord Guinness estuvo bien, yo no era el del récord, pero como lo recibí personalmente dio esa impresión. El récord que quiero romper es el de ese Morga, 21 años sentado en esta casa... pero para eso hay que esperar, no queda otra y no sé si lleguemos. Por eso necesitamos algo rápido y contundente. Así es que he decidido que voy a ganar premios Nobel. Como lo oíste, premios Nobel y nada menos que tres. Porque centenares de individuos han ganado uno, algunos dos, pero nunca una persona natural ha ganado tres.

“Creo que tengo méritos suficientes para que me den los premios de Literatura, Economía y Paz. Claro que a más de mis credenciales se necesita un poco de lobbing. Pedir a unas cuantas personalidades que firmen peticiones, a los argentinos de Carta Abierta, a Sabina, a Serrat, que tantas atenciones me deben... ah, y a Sharon, acuérdate de que nos debe plata. El más sencillo de conseguir es el de literatura, imagínate que le dieron hasta a un limitadito como Mario Vargas Llosa. Basta con mi libro, que está re-bien escrito, como dicen todos los intelectuales progresistas, cuestión de moverse, de cabildear. El de Paz también es asunto de gestión, si le dieron a Obama que no ha podido cerrar la prisión de Guantánamo. Hay que seguir la fórmula de Rigoberta, fácil. El más complicado es el de Economía, con la baja del petróleo nuestros indicadores se deterioran. Pero hay que maniobrar, evitar que esta gente se fije en el déficit, en el endeudamiento, en el bajo crecimiento, en la poca inversión... Lo que se debe premiar es la teoría, destacar las brillantes ideas expuestas en mi libro, ¿o es que Friedman y Samuelson manejaron alguna vez un país? Meros teóricos, a ellos nunca les pidieron resultados de sus recetas... ¿Qué dices? ¡No, claro que no es literatura! Vamos a utilizarlo también para ganar el premio de Literatura, que no es lo mismo. Veo que no estás entendiendo nada. Hablaré con tu hermano que es el que entiende...”.

N. E.: Farsa: f. Pieza cómica, breve por lo común, y sin más objeto que hacer reír. (DRAE). (O)

La farsa de los premios
“Oye, a pesar de que tengo que pensar por ustedes, me queda tiempo para planear otras cosas. Nuestro prestigio a nivel internacional es inigualable.
2015-09-22T11:15:14-05:00
El Universo

Te recomendamos