Delito típico

13 de Enero, 2014
13 Ene 2014
13 de Enero, 2014 - 00h00
13 Ene 2014

En declaraciones a periodistas japoneses el ministro del Interior dijo que el secuestro express es un delito “atípico” en el Ecuador. Lo que quiso decir con la rara expresión, el mismo funcionario aclaró añadiendo “que no es frecuente”. En lo que a mi percepción respecta, me parece que el secuestro express es un delito bien típico del Ecuador. No tanto por su frecuencia, cuanto por las circunstancias que lo favorecen. En este odioso tipo de crimen concurren dos de los más grandes problemas del país: la inseguridad y la falta de transporte, lacras que tienen siglos, ¡siglos! de prevalencia. Estos territorios no han sido nunca seguros y transportarse siempre tuvo dificultades. En este escenario los taxis se convierten en el principal instrumento para la comisión de los llamados secuestros express y otros delitos. Y aquí viene otra secular tara nacional a agravar el problema. Si existe algún poder fáctico en Ecuador es la dirigencia de los transportistas, fuerza a la que no ha habido autoridad capaz de poner en vereda.

Para complacencia de los dirigentes se han establecido técnicamente, dizque, un número de taxis que puede haber en cada ciudad. Pero, como la necesidad social de transporte en automóvil excede con largo ese cupo, la ciudadanía recurre a operadores marginales, los tan mentados taxistas “ilegales”, aunque habría que establecer una categoría intermedia, la de los “paralegales”, porque siempre hay centenares o miles de conductores con sus vehículos en proceso de regularización, pero que circulan y trabajan sin completar ese trámite que es opaco, largo e ineficiente. La delincuencia aprovecha este desbarajuste para cometer toda clase de atentados. Sí, los “ilegales” son especialmente propicios para su utilización dolosa, pero hemos leído muchísimas veces que la víctima de un delito “se embarcó en un taxi legal”.

Tajantemente, no debe existir un solo taxi ilegal, un concepto en sí mismo inverosímil. Y nadie debería ejercer ese trabajo mientras tramita su permiso. ¿Qué tal que un médico o un abogado practique su profesión con el título “en trámite”? ¿Cómo lograr esto? El número de taxis que deben circular en el país debe ser fijado por la única autoridad que sabe, a ciencia cierta, cuántos son necesarios. Hablamos del mercado. Cualquier otro límite es una trampa política y económica. Entonces todo vehículo acondicionado ahí sí técnicamente, con taxímetro, botones de pánico, radio, seguros, etcétera, mediante un trámite riguroso pero expedito, podrá registrarse y practicar este indispensable servicio social. Si creemos en las leyes económicas, el resultado será que al aumentar la oferta los precios bajarán al mínimo sustentable. Alcanzado este nivel, se competirá por la calidad de servicio. Esto requiere que las tarifas también sean reguladas por esa misma autoridad infalible, pero se deben implementar sistemas que permitan al usuario conocer a qué canon debe regirse al momento de contratar una carrera. Facilito, ¿no? Mas la experiencia nos demuestra que es casi imposible facilitar las cosas cuando hay personas o entidades poderosas que medran de las dificultades.

Delito típico
En declaraciones a periodistas japoneses el ministro del Interior dijo que el secuestro express es un delito “atípico” en el Ecuador.
2014-01-13T17:18:55-05:00
El Universo

Te recomendamos