Wildcat

14 de Octubre, 2013
14 Oct 2013
14 de Octubre, 2013 - 00h00
14 Oct 2013

“El sabueso mecánico dormía sin dormir,... La luz se reflejaba en porciones de vidrio color rubí y en sensibles pelos capilares del hocico de la criatura, que temblaba suave, suavemente, con sus ocho patas de goma recogidas bajo el cuerpo...” (cuando sea grande quisiera escribir como Ray Bradbury). Evoqué las descripciones del sabueso mecánico de la novela Fahrenheit 451, cuando vi las filmaciones de Wildcat, un robot de cuatro patas autónomo, capaz de andar a aceptable velocidad en los tres aires (paso, trote y galope), de echarse e incorporarse. Lo fabrica Boston Dinamics, una empresa especializada en artilugios similares, que trabaja para la Darpa, la agencia de desarrollo tecnológico del departamento de Defensa del gobierno americano. Esta organización tiene a su haber, entre otras innovaciones, la creación de internet.

Así las cosas no tardaremos en ver escuadrones de caballería robóticos, que penetrarán impunemente en selvas y otros terrenos en los que no sirven las llantas. Pero también veríamos caballitos mecánicos teleguiados para niños y vehículos con los que discapacitados podrían subir por gradas sin necesidad de rampa... la tecnología es inocente. La biónica avanza a pasos agigantados, por lo que pronto el Hombre Biónico será, como ha pasado tantas veces, un tosco antepasado ficcional de seres humanos llenos de prótesis activas. Por su lado, los robots antropomórficos nos demuestran que RoboCop está a la vuelta de la esquina. A ver, para dar gusto al bradburismo, vienen sabuesos mecánicos capaces de detectar drogas e inmovilizar a traficantes. Haga correr su imaginación y a cada autómata agréguele cualquier destreza... la realidad siempre lo dejará lejos en pocos años.

Ver a Wildcat y otros seres sintéticos choca ciertamente pero creo, contra la opinión de muchos, que la robótica, como toda tecnología, arrojará un saldo positivo. Hasta ahora no se puede decir de ninguna técnica que, en lugar de contribuir al desarrollo de la humanidad, haya contribuido per se a endurecer nuestra vida. Es verdad que la energía atómica ha tenido tropiezos, pero lo peor que se podrá hacer es cesar la investigación en un campo prometedor. También el uso de combustibles fósiles es problemático, pero lo es porque se trata de una opción obsoleta, que debe pronto ser superada, ojalá antes de que se hayan perforado pozos petroleros en todas las zonas protegidas del planeta.

No, no hay que temer a que los robots se parezcan cada vez más a seres vivos. Lo temible es la robotización de los seres humanos. Sociedades enteras lobotomizadas, multitudes amaestradas con dádivas, el pensamiento extirpado, los libros quemados, la televisión en perpetua cadena nacional.... lea Fahrenheit 451. En tales comunidades lo primero a lograr es un parlamento robotizado, con una supermayoría obediente, capaz de aprobar todo lo que se le presenta, con discursos repetitivos, frases hechas, argumentos cansinos, manos que se levantan con un chasquido de dedos, ideas sustituidas por estribillos. Son una vieja especie de androides: los legislobots (los inventaron los nazis en el Reichstag alemán en 1933).

Wildcat
2013-10-14T23:59:48-05:00
El Universo

Te recomendamos