En el sur y en el suburbio de Guayaquil se han registrado al menos cinco ataques al estilo sicariato desde la noche del viernes 13 de agosto. Son siete muertos y al menos tres heridos.

Esta ola de asesinatos empezó horas después del mayor decomiso de droga que se ha registrado en el país. Casi diez toneladas fueron descubiertas en un inmueble de Vergeles y la Policía presume que las muertes se darían por la pérdida económica que representa la incautación, pues la droga está valorada en el mercado internacional en unos 450 millones de dólares.

El coronel Henry Tapia, comandante encargado de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), presume que las bandas están buscando culpables, pero no los carteles (dueños de la droga), sino “las bandas delictivas de más abajo, las que actúan en territorio”, es decir, las que se encargan de sacar a través del puerto los grandes cargamentos que llegan de Colombia.

Los agentes creen que las bandas buscan a quien habló para silenciarlo, pues es común que tras una gran incautación se den un par de crímenes. Ahora con diez toneladas, la Policía no sabe cuántas muertes más se puedan dar esta semana en la urbe.

Publicidad

En lo que va del año 2021 se han registrado en la Zona 8 un total de 369 muertes violentas, cifra muy por encima de los 240 crímenes contabilizados el año pasado en el mismo lapso.

¿Quiénes fallecieron?

Dos horas después del decomiso y de una rueda de prensa en la que estuvieron la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, y la comandante de Policía Tannya Varela, fueron asesinados dos hombres en el sur de Guayaquil producto de los disparos de motorizados; uno de los crímenes ocurrió en el Guasmo sur, el otro en la ciudadela Santa Mónica.

El sábado, otro ataque armado se registró en el suburbio. Esta vez el asesinato se dio en las calles 16 y 4 de Noviembre. Dos hombres murieron y una tercera víctima resultó herida de bala.

Uno de los fallecidos fue identificado como Leonardo S., de 32 años, quien recibió un disparo en la cabeza por la espalda cuando estaba sentado jugando naipes junto con algunos vecinos en un portal. Los sicarios llegaron a bordo de dos motos y un automóvil, según testigos.

Dos personas fueron asesinados al estilo sicariato la noche del sábado. Foto: El Universo

El hombre, que deja cuatro hijos en la orfandad, era velado este lunes en su casa, a pocos metros del lugar del crimen.

Publicidad

Sus familiares aclaran que él sería una víctima colateral y que era un hombre trabajador que laboraba reparando transformadores eléctricos.

El otro fallecido era Kelvin F., quien recibió un tiro en el rostro y murió desangrado en la ambulancia. Su cuerpo era velado a dos cuadras del lugar del crimen.

Este domingo 15, otros dos hechos violentos sumaron más víctimas mortales y heridos.

A las 22:00, una pareja fue baleada mientras celebraba en el portal en la cooperativa Primero de Mayo del Guasmo norte.

Según testigos, seis sujetos con chalecos antibalas se bajaron de un Kia blanco y de dos motos y abrieron fuego contra la pareja que intentó refugiarse en un zaguán. La mujer recibió siete disparos y el hombre quince. Fueron trasladados al hospital del Guasmo, donde se confirmaron los decesos.

Las víctimas son Manuel Peña, de 24 años y Karla Laínez, de 20 años. Peña tiene antecedentes por drogas en 2016. Además, la Policía informó que sería familiar de alias Gorras, exlíder de los Lagartos, una de las bandas que controlan la salida de droga en la zona denominada Cuarentena, donde se contaminan los buques que salen del puerto.

En las calles 44 y la A se dio otro ataque armado la noche del domingo. Un hombre falleció y una pareja resultó herida de bala. Estaban afuera de un domicilio cuando llegaron los sicarios en motos y dispararon. (I)