Luis Angulo Bagüí, 35 años, fue una de las últimas víctimas de muertes violentas que se siguen sumando en la provincia de Esmeraldas.

Angulo fue atacado con un arma blanca (machete) que le ocasionó múltiples heridas en el rostro y la cabeza, según versiones de moradores. Este hecho ocurrió el lunes último en el sector de Walte, del cantón Rioverde, norte de Esmeraldas.

Por este caso, dos personas fueron aprehendidas, una de ellas como sospechosa de este delito contra la vida, informó la Policía.

Hasta la semana pasada, en la provincia de Esmeraldas se registraban más de 35 homicidios en lo que va del año, en la capital sucedieron 21 de esos casos. El año pasado en el cantón Esmeraldas fueron 27 los casos de este tipo, según registros de la Policía Subzona 8.

Las motivaciones de estos crímenes, algunos al estilo sicariato, serían por riñas, amenazas, cuentas pendientes o vinculación con algún delito, reveló Willian Villarroel, jefe de esta unidad policial.

En varios casos las víctimas son parte de una misma familia. El pasado 19 de abril se registró uno de los hechos que dejó cuatro personas fallecidas. Ese día, sujetos acribillaron a Antonio Costa, José Salazar, José Reascos y Lucía Nazareno, mientras disfrutaban una fiesta familiar en el recinto Colope, de la parroquia Camarones, cantón Rioverde.

Lenín Intriago y Jorge Intriago, padre e hijo, fueron asesinados a balazos en un negocio del barrio El Progreso en la parroquia Tonchigüe, cantón Atacames, el jueves 6 de mayo.

En ese mismo lugar, el 19 de abril anterior, Urarte Floreslindo Intriago de la Cruz, familiar en primer grado de Lenín y Jorge, fue asesinado con 5 disparos de arma de fuego.

La Policía aún mantiene las investigaciones por estos casos recientes. (I)