Coordinadores de seguridad de una cooperativa, de una parroquia del sur de Quito, de colectivos sociales, asambleístas de la Revolución Ciudadana (RC) y personalidades como el cantante cubano Silvio Rodríguez, el exjuez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Eugenio Zaffaroni, o expresidentes como Alberto Fernández de Argentina y Evo Morales de Bolivia forman parte de los hasta el momento 18 amici curiae presentados a favor del líder del correísmo Jorge Glas y la apelación planteada contra la decisión que le concedió parte de los pedidos de un habeas corpus.

Quito, 8 de abril de 2024. En la Corte Nacional de Justicia se presentó el pedido de 'habeas corpus' a favor de Jorge Glas. Francisco Hidalgo, junto a la asambleísta Jhajaira Urresta, presentaron los documentos. API / HAMILTON LÓPEZ Foto: API

Los amici curiae no son otra cosa que intervenciones de terceros que no son parte procesal en la causa, pero tienen interés en el tema que se trata y plantean información que puede ser útil para los jueces que analizan el recurso constitucional.

En este caso, los 18 amici curiae o “amigos la Corte” han sido planteados entre el 14 y el 23 de mayo pasados, casi inmediatamente que integrantes del movimiento de la RC, de la que forma parte Glas, realizaron una rueda de prensa para anunciar que el Grupo de Puebla y el Observatorio Lawfare respaldarán, mediante esos escritos, la apelación planteada por la defensa del expresidente contra la sentencia dictada en un habeas corpus que declaró “ilegal y arbitraria” la detención del Jorge Glas, pero no ordenó su salida de la cárcel de máxima seguridad La Roca, de Guayaquil.

Publicidad

Con ‘amicus curiae’ a favor de Jorge Glas buscan conseguir su libertad y que se le otorgue un ‘salvoconducto’ para ir a México

Marco Enríquez-Ominami, del Grupo de Puebla, y Tamara Lajtman, del Observatorio Lawfare, plantean empujar la tesis de que los jueces que atiendan esta petición en la Corte Nacional de Justicia (CNJ) ordenen la salida de la cárcel del exvicepresidente correísta, que se retorne a la situación previa al “asalto” de la Embajada de México, en Quito, y en el que se detuvo a Glas y que al líder correísta se le conceda el salvoconducto para que sea amparado por el derecho de asilo que le otorgó México.

El 12 de abril último, luego de registrado el 5 de abril último la detención de Jorge Glas en una incursión en el interior de la Embajada de México, al norte de la capital, los jueces Mónica Heredia, Liz Barrera y Adrián Rojas aceptaron de forma unánime el recurso de habeas corpus, determinando por un lado que fue ilegal y arbitraria la detención de líder de la RC, pero, por otro, la Sala no dispuso su liberación, porque aún tenía una sentencia condenatoria de ocho años por cumplir, la cual no podía ser modificada por el Tribunal de habeas corpus.

Lo que plantean los ‘amici curiae’

Básicamente quienes presentan los 18 amici curiae también plantean que se ordene la inmediata libertad de Glas, que se restablezca su condición judicial de asilado y se ordene al Ecuador que entregue el salvoconducto para que viaje a México. Aunque también insisten en que declarada la ilegalidad y arbitrariedad de la detención de Glas, se omitió declarar la responsabilidad del Estado ecuatoriano en este caso y creen que los jueces omitieron ordenar como reparación integral que las máximas autoridades de las instituciones responsables determinen las identidades de quienes llevaron a cabo la “violenta irrupción” en la Embajada de México, en Quito.

Publicidad

Autoridades del gobierno del presidente Daniel Noboa han debido explicar en diversos foros sobre la detención de Jorge Glas. Foto: Archivo.

Entre los colectivos que presentaron los escritos a favor de Glas están Patria Libre y Soberana, Eugenio Espejo, Acción por el Derecho a la Salud, Protección Social y Resistencia Socialista y Ayllu, además del coordinador de seguridad de la Cooperativa Frente Popular, Patricio Laurini, o Elizabeth Castro Sanipatín, quien se presenta como coordinadora de la parroquia La Mena, del Distrito Sur de Quito. Los escritos presentados por los representantes de los colectivos y los coordinadores no solo comparten el interés por el habeas corpus, sino también por el texto entregado que en la mayoría de casos, incluso, copian errores como pasar del primer al tercer apartado.

De la lista de amici curiae también son parte los legisladores del correísmo Sofía Espín, Franklin Samaniego, Esther Cuesta y Jorge Miranda y Patricia Núñez. Independientemente de lo entregado en el sustento escrito del amicus curiae, todos solicitan intervenir en la audiencia que aún no tiene integrantes del Tribunal sorteados, ni fecha para la diligencia de apelación.

Publicidad

Un cantante, expresidentes y un premio nobel de la paz

En otro amicus curiae aparecen como firmantes conjuntos el cantante Silvio Rodríguez, los expresidentes Fernández, Morales y José Luis Rodríguez Zapatero, de España, entre otros, pero quien firma es la ecuatoriana Mayra Molina Mendoza.

Esta misma persona firma otro documento en el que aparecen como solicitantes el premio nobel de la paz Alfredo Pérez Esquivel, como presidente del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj); Ana María Careaga, copresidenta del instituto Espacio para la Memoria; y, Claudia Rocca, presidenta de la Asociación Argentina de Justistas.

¿Qué es un ‘amicus curiae’?, figura con la que se quiere conseguir la libertad para Jorge Glas

El diputado en el Congreso de los diputados de España, Enrique Santiago Romero, mediante Molina Mendoza, presentó otro amicus curiae en el que pretende ser escuchado para dar elementos a favor de la tesis manejada por la defensa de Jorge Glas.

En la lista, el primero en presentar un escrito para respaldar al exvicepresidente, el 14 de mayo pasado, fue el exjuez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos el argentino Raúl Zaffaroni, quien se adhiere al planteamiento de Damián Pazmiño Chávez.

Publicidad

Al momento, el caso se encuentra en la fase de sorteo de los jueces que se harán cargo de la apelación al habeas corpus propuesta no solo por Glas, sino también por la Procuraduría General del Estado, el Ministerio de Gobierno y la Presidencia de la República. Estas instancias han apelado la decisión que declaró “ilegal y arbitraria” la detención de Jorge Glas, pues creen que no se debió aceptar el recurso porque no ha existido la violación de derecho alguno y tampoco se ha dado una detención arbitraria o ilegal, sino más bien se procedió a una detención de acuerdo al ordenamiento jurídico vigente. (I)