La huelga de hambre de los maestros se extenderá en otras provincias del país como respuesta a la ausencia de los delegados del Gobierno y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) en la mesa técnica convocada por la Asamblea Nacional para la búsqueda de una salida a la demanda de inconstitucionalidad a las reformas a la Ley de Educación Intercultural.

Esta medida de hecho se inició hace 17 días en las provincias de Pichincha, Guayas, Manabí y Azuay, pero cada semana se incorporan nuevos maestros. Según la dirigente nacional de la UNE, Isabel Vargas, de momento existen 80 maestros y estudiantes que se mantienen en huelga en otras provincias, como Santo Domingo de los Tsáchilas, Imbabura, Cotopaxi, Sucumbíos, Pastaza, Tungurahua, Esmeraldas y Zamora Chinchipe.

Docentes de otras provincias se unen a la huelga en defensa de las reformas a la LOEI

Este 28 de julio se instaló la mesa técnica de concertación planteada por la Asamblea Nacional, pero solo llegaron los representantes de los maestros, de la Defensoría del Pueblo y de la Comisión de Educación del Legislativo. Para este jueves se espera una segunda reunión para hablar sobre el tema de los derechos, la inclusión y el nuevo bachillerato.

Vargas afirmó que la UNE está dispuesta a seguir en su propósito de defender las reformas aprobadas y publicadas en el Registro Oficial a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI), pero que hoy enfrentan una demanda de inconstitucionalidad en la Corte Constitucional (CC) respecto a la jubilación de los maestros a los 30 años de servicio sin límite de edad, así como a la equiparación salarial, para lo cual se plantea un salario básico de $ 1.000 para los maestros. En todo el país existen 160.000 maestros que esperan la vigencia de las reformas.

Publicidad

Con la ausencia de los representantes del Ejecutivo y del IESS en la mesa de concertación, señaló Vargas, se demuestra la posición del Gobierno de que la CC declare inconstitucional las reformas y desconozca la reivindicación de derechos.

“Vamos a radicalizar nuestras movilizaciones y medidas de hecho, porque no puede ser que el Gobierno del encuentro, de la mano extendida y del diálogo se muestre indolente con el clamor de los profesores”, subrayó Vargas, quien responsabilizó al Gobierno y a los miembros de la Corte Constitucional de la vida, la salud y del perjuicio que sufre el sector educativo al mantener suspendida la vigencia de las reformas a la LOEI.

Ayer, un grupo de maestros cerró vías en el sector de Petrillo, en Guayas. Mientras que algunos maestros que participan en la huelga se siguen descompensando.

La radicalización de la medida de hecho es que cada día se irá aumentando una provincia a la huelga de hambre; algunos padres de familia y estudiantes han anunciado que están dispuestos a sumarse.

La legisladora María Isabel Enríquez (Alianza por la Dignidad), integrante de la Comisión de Educación de la Asamblea, lamentó que el Gobierno se cierre al diálogo y haya remitido una excusa señalando que su presencia en la mesa de diálogo podría interferir en la decisión que podría tomar la Corte Constitucional respecto a la demanda de inconstitucionalidad a la ley.

Lo que busca este diálogo, añadió Enríquez, es encontrar una salida y proteger la salud de los maestros mediante compromisos entre los sectores involucrados y evitar un caos. En los tres días de reuniones se espera levantar una propuesta desde la mesa de concertación y será expuesta el próximo viernes.

Una de las alternativas que se analizan, dijo Enríquez, es que las nuevas reformas a la LOEI que implican una nueva base salarial se apliquen de manera gradual, considerando que el país enfrenta una pandemia derivada del COVID-19, y que toda la reforma aprobada por la Asamblea Nacional se aplique en el tercer año de vigencia. (I)