Cuba dijo “sí” al Código de las Familias, una amplia reforma legal que incluye el matrimonio igualitario y la gestación subrogada.

El “sí” obtuvo el 66,87 % de los votos emitidos, por el 33,13 % que sumó el “no”. La abstención se elevó al 26 %, según informó el Consejo Electoral Nacional (CEN) que informó que votaron 6.251.786 electores, equivalente al 74,01% del padrón.

Los resultados, difundidos este lunes, son agridulces para el Gobierno cubano, que vio cómo triunfaba la opción por la que abogó sin descanso en las semanas previas a la consulta, pero con una tasa de desacuerdo (abstención y voto en contra) muy superior a la de los referendos previos en la isla.

Publicidad

De un censo de 8.447.467 personas de más de 16 años y con derecho a votar, 3.936.790 se posicionaron a favor (46,6 % del total del censo), mientras que 1.950.090 votaron en contra (23,1 %). Además, 2.195.681 se abstuvieron (26 %) y se contabilizaron 364.906 boletas no válidas (4,3 %).

En comparación, en el referendo constitucional de 2019 la participación fue del 84,4 % y el voto favorable del 87 %, y en la consulta constitucional de 1976 la participación superó el 99 % y el sí alcanzó el 98 %, según datos oficiales.

El exdiplomático cubano y analista político Carlos Alzugaray consideró en una entrevista a Efe que el resultado tiene un lado "positivo", la aprobación de una legislación "progresista" y "avanzada", pero que debe suponer asimismo una "señal de alarma" para el Gobierno.

El voto en contra tenía distintos motivos -desde los religiosos a los políticos-, apuntó Alzugaray, pero la abstención es para él “reflejo del descontento popular”. Destacó que el Gobierno ha perdido la “capacidad movilizativa del pasado”, pese a la “propaganda avasalladora” desde el conjunto de las instituciones cubanas en las últimas semanas.

Publicidad

En su opinión, una "parte importante" de la población no se convenció con los argumentos del Gobierno por el "sí" y no fue a votar, "desafiando el viejo precepto cubano de que no votar te marca" y puede tener consecuencias.

Victoria socialista

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, calificó por su parte los resultados como "una victoria más de la construcción socialista" y reconoció el viento en contra tanto por "discrepancias con el contenido" como por motivos políticos y económicos.

"Con la aprobación de ese código, hoy tenemos más derechos en Cuba. Fue un voto por Cuba, fue un sí por Cuba, fue un sí por la Revolución», aseguró el presidente, según recogió el diario oficial Granma.

Díaz-Canel destacó que la victoria del "sí" se logró "a pesar de un contexto de difícil situación económica y social, energética, con movimientos migratorios", además de las "discrepancias comprensibles en algunos de los temas que por la envergadura del código eran abordados».

Publicidad

Entre temas aprobados

El extenso texto, ley marco sobre el derecho familiar que reforma una de 1975.

  • Aprobación del matrimonio igualitario
  • Gestación subrogada
  • Adopción por parte de parejas homosexuales
  • Prohibición del matrimonio infantil
  • Permitirá reconocer legalmente a varios padres y madres, además de los biológicos
  • Aborda la violencia de género. (I)