La televisión mexicana estrenó la serie “Caníbal, Indignación Total”, una producción que cuenta el caso del feminicida Andrés Filomeno Mendoza Celis, un asesino que acabó con la vida de al menos 30 mujeres en Atizapán, una localidad del país azteca.

Filomeno Mendoza era el vecino perfecto y la persona menos sospechosa de las desapariciones que comenzaron en el año 2011 y culminaron 10 años después cuando el hombre de 74 años fue arrestado, escribió SDP Noticias.

Bruce McArthur: El jardinero que asesinaba a homosexuales y “sembraba” a sus víctimas en macetas

Andrés Filomeno Mendoza Celis “El Caníbal de Atizapán: Un asesino en serie

El caso de “El caníbal de Atizapán” o “monstruo de Atizapán” es recordado como una trágica historia criminal de un asesino en serie que acabó con la vida de al menos 30 mujeres, pero solo fue condenado a cadena perpetua por el femicidio de cinco víctimas.

Andrés Filomeno Mendoza Celis, de 74 años, nació el 29 de noviembre de 1947 en un poblado de San Sebastián Río Dulce, en el municipio de Zimatlán de Álvarez, Oaxaca.

Publicidad

Los pobladores poco lo recuerdan. Mendoza Celis decidió dejar su pueblo e irse a la ciudad a temprana edad para trabajar.

De acuerdo con versiones de sus vecinos en la colonia Lomas de San Miguel del municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, donde fue arrestado, Mendoza Celis era un hombre muy “tranquilo”.

Toda la comunidad confiaba en el asesino, porque era un hombre de la tercera edad y a pesar de que “notaron señales extrañas”, al final no denunciaron nada.

Nadie sospechaba de “El caníbal de Atizapán”

En ocasiones, en la casa del femicida “olía a quemado, como a perro muerto”, según los vecinos. Sin embargo, no fue suficiente para desconfiar de él.

Publicidad

En una ocasión, una mujer pedía ayuda para que dejaran salir a su amiga de la casa de Andrés Filomeno, pero tampoco fue denunciado. Era un pervertido y adicto a la pornografía, así como al alcohol e igual, nada levantaba sospechas.

“Era irreconocible cuando estaba bajo efectos del alcohol”, según sus vecinos, pero nada los alertaba. Incluso, llegó a ser presidente del Consejo de Participación Ciudadana de la colonia Lomas de San Miguel, por lo que era un hombre cercano a su comunidad.

También estuvo vinculado a la política, Andrés Filomeno formó parte del equipo de campaña de Pedro Rodríguez Villegas, quien se postuló por la coalición Va Por México al cargo de presidente municipal de Atizapán de Zaragoza.

Para completar su currículo, el mexicano fue carnicero por muchos años, según Infobae. Esto le habría dado la habilidad de poder desmembrar a sus víctimas.

Publicidad

En su vivienda se encontraron más de 4 mil restos óseos y él mismo confesó haber matado al menos a 30 mujeres, según los peritajes oficiales.

Sin embargo, hasta ahora se maneja la cifra de 19 mujeres, un niño y un hombre, según los restos encontrados.

“El caníbal de Atizapán” asesinaba a sus víctimas para comérselas

El sentenciado confesó que su primera víctima fue Norma “N”, quien desapareció el 6 de agosto de 2011 en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México, donde trabajó como carnicero. Ella trabajaba en un bar de la localidad llamado “El Barrigón”.

Después de Norma “N” la lista se hizo más larga. Presuntamente, al asesinarlas, las desollaba y coleccionaba sus rostros, así como su cabello y objetos personales. Además, poseía videograbaciones de sus víctimas al momento de asesinarlas y se presume que practicaba el canibalismo con los restos.

Publicidad

El capitán de bomberos de Atizapán, Jonathan J. González, asegura que cuando ingresó al domicilio de Andrés Filomeno, había cuchillos y machetes con sangre, también utensilios de cocina que se encontraban junto con carne cocida, carne que se presumía que era de humano.

González contó que el sujeto tenía una mesita en el centro de la vivienda, donde había una taza con sangre, hasta un plato con un pedazo de carne mordido y una tortilla, que se presume que era de alguna de sus víctimas.

Entre las mujeres que perdieron la vida en manos del mexicano, solo están identificadas: Berenice “N”, Alyn “N”, Gardenia “N”, Flor “N”, Ribuicela “N” y Reyna “N”.

Cómo dieron con “El caníbal de Atizapán”

La última víctima de Mendoza Celis fue Reyna “N”. Su esposo era policía y fue a buscarla personalmente al domicilio del feminicida en mayo de 2021.

Con la negativa de dejarlo entrar o dar información sobre su esposa, el policía confrontó a Andrés Filomeno y después de forcejear, ingresó a la casa, donde se encontró con la terrorífica escena del crimen del asesinato de su mujer.

Inmediatamente sometió al criminal y llamó a las autoridades para su detención, más tarde y después de varias investigaciones, el feminicida confesó sus crímenes y manera de operar.

Mendoza engañaba a sus víctimas con ofertas laborales para poder llevarlas a su domicilio y asesinarlas, para después poder enterrar sus restos en un sótano del cual hasta ahora se sigue investigando material genético.

Hace casi un año, Andrés Filomeno Mendoza Celis fue detenido y cumple una cadena perpetua en el Penal de Tenango del Valle por femicidio. Fue sentenciado por las autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) en marzo de 2022. (I)

Te recomendamos estas noticias