Meghan Markle, la esposa del príncipe Enrique, viajó el jueves a la pequeña ciudad de Uvalde, Texas, para presentar sus respetos a las víctimas del tiroteo en una escuela primaria que dejó 19 niños y dos maestros muertos.

Vestida con jeans, una camiseta y una gorra, la duquesa de Sussex, que reside con su marido en Estados Unidos, rindió tributo a la memoria de los fallecidos frente a un improvisado monumento junto al juzgado en Uvalde, en el que colocó flores.

Durante su visita no anunciada, Markle recorrió el lugar, mirando las cruces blancas con los nombres de las víctimas de la carnicería del martes, cuando un joven de 18 años abrió fuego en la Escuela Primaria Robb de Uvalde, una pequeña localidad a unos 100 km de la frontera con México.

Gente llega para dejar flores en un monumento improvisado afuera de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, que el 24 de mayo se convirtió en el lugar del peor tiroteo en una escuela en una década, cometido por un joven perturbado de 18 años armado con un rifle de asalto comprado legalmente. (Foto de Allison Dinner / AFP) Foto: AFP

Meghan Markle, una exactriz estadounidense de 40 años, y el príncipe Enrique, de 37 años y nieto de la reina Isabel II, abandonaron sus funciones en el seno de la monarquía y se mudaron a Norteamérica hace dos años. Ahora viven en California con sus dos hijos. (I)