Sin mayores sorpresas y provocando que se mantenga la incertidumbre sobre qué tan drástico o no será el giro de la política peruana, Pedro Castillo asumió el pasado miércoles el cargo de presidente.

Para Héctor Villalobos, editor de política del diario peruano El Comercio, el primer mandatario no comenzó con amenazas al orden constitucional y a las libertades económicas como algunos temían, pero tampoco hubo deslinde con los sectores cuestionados de su partido, Perú Libre (marxista-leninista).

Villalobos agrega que el país estaba este jueves a la espera de conocer el gabinete de Castillo.

“Saber los nombres permite saber qué giro va a tener el nuevo Gobierno. Si el gabinete está lleno de nombres de los sectores más radicales de la izquierda peruana entonces todo indica que el Gobierno tendrá un giro similar. Si vemos personas con posiciones más moderadas esto nos va a indicar que no vamos a tener un gobierno tan de izquierda radical”, afirma Villalobos, para quien la demora en los nombramientos son consecuencia de las pugnas internas en Perú Libre, falta de conciliación entre el sector duro de este y los aliados que aparecieron en segunda vuelta.

Publicidad

Con esto concuerda el analista peruano José Carlos Requena, quien añadió que el nuevo mandatario arrancó con un discurso de “mucha retórica reivindicativa y muchas propuestas, cuya viabilidad queda en duda”.

En horas de la tarde de este jueves, mientras Castillo juraba de forma simbólica la Presidencia ante comunidades de Pampa de la Quinua, el diario La República informó que el nuevo titular de la Presidencia del Consejo de Ministros sería Guido Bellido, quien juró también su cargo en el lugar.

Bellido es congresista de Perú Libre y ha sido cuestionado en el pasado por ser parte de una investigación de apología al terrorismo y un hombre cercano a Vladimir Cerrón, líder del partido y de la línea dura que se quiere imponer dentro del gobierno de Castillo.

Bellido también es parte de los políticos que defienden que Cuba tiene un sistema democrático pese a que el Partido Comunista de la isla mantiene el poder desde hace seis décadas.

La designación de Bellido “es un mensaje que polariza”, reaccionó el legislador de derecha radical Alejandro Cavero, en declaraciones a la radio limeña RPP.

Según medios peruanos, los nombres del resto del gabinete se podían adelantar a la noche del jueves.

Publicidad

Respecto del deseo de una nueva constitución, de acuerdo con sondeos y encuestas, la mayoría de la población solo quiere reformas parciales. “En ese aspecto él se está enfrentando a ese sector mayoritario”, apunta Villalobos.

“Presentaremos ante el Congreso un proyecto de ley para reformarla (la constitución) que, tras ser debatido por el Parlamento, esperamos que sea aprobado y luego ser sometido a referéndum popular. Insistiremos en esta propuesta, pero dentro del marco legal que la Constitución proporciona. Tendremos que conciliar posiciones con el Congreso”, dijo Castillo en su juramentación oficial.

Pero parece que el Congreso, de mayoría opositora, chocará con el Ejecutivo en los años venideros, porque un sondeo de El Comercio entre los congresistas nuevos reveló que la mayoría no respalda el hacer una nueva constitución.

Una gran complicación, debido a que hay dos opciones para cambiar la carta magna. Una es que se apruebe por 87 votos (de 130 posibles) en dos legislaturas y esto no lo va a alcanzar, se aproximaría a los 50. Por eso Castillo plantea la opción del referendo, para lo cual presentaría un proyecto de ley al Congreso, lo que requeriría solo 66 votos para ser aprobado y luego pasaría a un referendo para ser aceptado por la población. Sin embargo, también se le hace difícil alcanzar esos votos.

Requena ve muy complicado que se logre cualquier acción tenga como objetivo el cambio de la constitución.

El analista Luis Benavente añade que el punto más controvertido hasta ahora es el de la Constituyente, y que en el resto ha sido más o menos prudente al decir que respetará la propiedad privada y de no intervención en el tipo de cambio.

“Durante la campaña electoral se dijo que vamos a expropiar. Es totalmente falso orden”, declaró Castillo, afirmando que buscará un “nuevo pacto con los inversores privados”.

“Su mensaje ha sido del tipo programático, anunciando aspectos más o menos concretos de su programa de gobierno... La parte preocupante sería lo de la Constitución, donde Castillo va a tener que entender que tiene un Congreso adverso y eso lo debe llevar a un equilibrio de poderes”, dijo Benavente en su columna semanal del diario Correo.

Entre lo que no se esperaban los especialistas, porque no lo había mencionado antes, está el servicio militar obligatorio a los jóvenes que no trabajen ni estudien. Algo que generaría polémica por estar reñido con el orden constitucional, puesto que el servicio es voluntario desde hace muchos años.

“También habló del fortalecimiento de las rondas campesinas, que son unos sistemas de seguridad en las comunidades andinas. Son personas que se organizan para combatir la delincuencia y aplicar sanciones entre las comunidades. Lo que se teme es que esto sirva para crear una policía paralela”, apunta Villalobos.

“Nos proponemos convocar a toda la población a conformar (las rondas) donde no existen e incluirlas en el sistema nacional de seguridad ciudadana en los niveles regionales y locales correspondientes”, había declarado Castillo un día antes.

Castillo comenzó un periodo presidencial que debe extenderse hasta 2026. (I)