Un nuevo estudio publicado este lunes por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) indicó que una sola dosis de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech o de Moderna tienen 80% de efectividad contra el virus.

Esto es una buena noticia, ya que estas dos vacunas son de dos dosis, las cuales se administran con 21 días de diferencia (Pfizer) y 28 días (Moderna).

Los CDC dieron estos resultados luego de observar -entre el 14 de diciembre y 13 de marzo- que pasaba dos semanas después de la primera inoculación en 4.000 trabajadores sanitarios.

También indican que con la segunda dosis el riesgo de infección disminuyó un 90% dos semanas después de su aplicación.

“Este estudio muestra que nuestros esfuerzos nacionales de vacunación están funcionando”, dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky.

“Las vacunas autorizadas de ARNm contra el COVID-19 proporcionaron una protección temprana y sustancial en el mundo real contra la infección para el personal de atención médica de nuestra nación, los de emergencias y otros trabajadores esenciales de primera línea”, señaló.

Estos resultados se suman a un creciente cuerpo de evidencia de que las vacunas no solo detienen la enfermedad sintomática, sino también la infección misma, lo que las convierte en una herramienta importante para frenar la propagación del virus.

El estudio, que incluyó médicos, enfermeras, emergencistas y otros trabajadores de la salud de Arizona, Florida, Minnesota, Oregón, Texas y Utah, continúa en curso. Los científicos buscarán secuenciar el virus en los casos de contagios pese a la vacunación para comprender mejor por qué. (I)