Los operativos de control combinados entre agentes metropolitanos, Policía Nacional y miembros del Ejército en la avenida de los Shyris y las calles aledañas, en el norte de Quito, funcionaron en el segundo día de festejos por los 487 años de fundación de la capital. No se registraron mayores desmanes, pero hubo clausura de locales y decomiso de licor artesanal.

La avenida principal, que el viernes se convirtió en un sitio de desmanes por parte de libadores, la noche del sábado permaneció vallada al igual que el acceso a las avenidas República de El Salvador y la calle Portugal. Tampoco se permitió el acceso de las chivas a esos sitios, pero fueron desviadas hacia otras avenidas.

Municipio de Quito ordena vallar la avenida de los Shyris para evitar más desmanes

Jaime Villacreces, supervisor de la Agencia Metropolitana de Control del Distrito Metropolitano de Quito, dijo que se reforzó el control en la noche del sábado. Participaron alrededor de 300 elementos de seguridad que procedieron a detener a las personas que expendían bebidas alcohólicas en el espacio público, se destruyeron 35 litros de licor artesanal y se retuvieron unas 25 cocinas que vendían los canelazos sin los permisos correspondientes, esto como medida cautelar para que luego sus dueños se acerquen a las oficinas de la agencia para la devolución, tras el pago de una multa.

El sábado se clausuraron dos locales en el norte de Quito. Uno en la avenida de los Shyris, cuyo local era una heladería pero que en la noche sacó un parlante con una mezcladora de música que aglomeró por un momento a las personas, porque cumplía actividades de discoteca. Se dispersó a la gente.

Publicidad

La noche del 4 de diciembre se clausuraron dos locales en el norte de Quito por cumplir actividades de discoteca, distintas a los permisos de funcionamiento municipal. Cortesía

El otro local que fue clausurado fue en la avenida República El Salvador y Portugal, que también fue sorprendido haciendo una actividad de discoteca.

En las Naciones Unidas personal de la Agencia Metropolitana de Control sancionó cinco chivas y se procedió a desviar su trayecto por otras calles, para evitar su ingreso a la Shyris.

Villacreces explicó que como se controló temprano el expendio de bebidas alcohólicas como los canelazos, la gente se dispersó y no fue necesario tomar medidas extremas, a diferencia del viernes que la policía tuvo que usar bombas lacrimógenas para que la gente abandone el lugar.

En otros lugares de Quito, en el sector de Cumbayá, hubo también controles y se sancionó a diez personas por expendio y consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público, pero la gente colaboró, según Villacreces.

Publicidad

El supervisor de la Agencia Metropolitana de Tránsito, Jaime Vaca, indicó que lo sucedido el viernes fue un escenario muy diferente de los últimos años y que a su criterio eso pasó porque casi dos años la gente no festejaba a la ciudad; entonces, hubo una reacción generalizada en el sentido de querer festejar a Quito y se produjo una aglomeración de más de 20.000 personas alrededor de la tribuna de los Shyris.

El sábado se tomaron medidas necesarias como vallar la avenida principal donde se registraron desmanes el viernes pasado, impidiendo el acceso del tránsito al lugar y en las calles aledañas, pues fueron desviadas hacia las avenidas Eloy Alfaro, 6 de Diciembre, Río Coca y Orellana.

También se hizo un control alterno a la situación de las chivas porque motivaron aglomeraciones de personas.

Vaca reveló que el viernes hubo al menos 20 detenidos y el sábado 7, por conducir en estado etílico. Los operativos de control continuarán este domingo y lunes. Para el martes se anuncia una rueda de prensa para evaluar los operativos de control durante las fiestas capitalinas. (I)