Ibarra

Este martes 18, el ministro de Transporte y Obras Públicas, Marcelo Cabrera, realizó una visita al sector de El Guadual, en Imbabura, donde el pasado 21 de diciembre dos deslaves obstruyeron un tramo de más de 170 metros y se llevaron parte de la mesa de la vía Ibarra-San Lorenzo.

La visita del funcionario supone un halo de tranquilidad para los habitantes de las comunas aledañas a la zona, quienes tuvieron diversas complicaciones para movilizarse durante más de tres semanas.

El evento natural aisló durante 25 días a aproximadamente 40.000 habitantes de las parroquias La Carolina y Buenos Aires (Imbabura), Jijón y Caamaño y El Goaltal (Carchi) y Alto Tambo (Esmeraldas), lo que dejó cuantiosas pérdidas debido a la suspensión de la movilidad.

Publicidad

Luego de la inspección surgieron tres propuestas. Una es construir una vía paralela a la actual en el sector, antes de los estudios actualizados de geofísica y superficie que se realizarían en esta semana, que permitirán conocer si la roca que está en el talud del kilómetro 114 es compacta.

La otra es efectuar un terraceo, dependiendo de las condiciones geológicas del talud, para posteriormente realizar la rehabilitación.

Y, por último, colocar un puente Bailey una vez sea entregado el informe sobre el suelo.

El ministro Cabrera anunció que todos los estudios permitirán una intervención inmediata, comprometiéndose para finales de este mes a tener el panorama claro sobre los trabajos que serán ejecutados.

Publicidad

Hasta tanto, los automotores continúan circulando por un andén de esta estrecha arteria, con evidentes riesgos, ya que cuando transitan buses o camiones hay movimientos, existiendo el temor de que se reactiven los desprendimientos de tierra o que ceda esta parte de la vía.

Comunidad habilitó un carril de la vía Ibarra-San Lorenzo, que estaba cerrada hace 23 días. Gobernador advierte riesgos en tramo abierto

Pablo Jurado, prefecto de Imbabura, dijo que las traslaciones de tierra registradas en el kilometro 114 han generado malestar y desesperación en los sectores productivos y turísticos de las parroquias sitiadas en las tres provincias que fueron las que sintieron los estragos.

No obstante, hizo un llamado a los usuarios de esta arteria para que tomen las precauciones correspondientes al pasar por esta falla natural que está bajo una peña, desde la que podrían desprenderse rocas. “Que la imprudencia no nos lleve a perder vidas”, agregó.

Mientras que Carlos Viteri, presidente del GAD de Alto Tambo, manifestó que el problema no solo afectó a su parroquia, sino a San Lorenzo y a las poblaciones costeras de Esmeraldas.

Publicidad

Para José Cortés, presidente de la Junta Parroquial de Alto Tambo, durante estos 25 días que no hubo paso se dañaron productos como naranjilla, yuca, plátano, papaya, entre otros, con pérdidas incuantificables.

Arturo Fuentes, gobernador de Imbabura, mostró su satisfacción porque el ministro Marcelo Cabrera llegó hasta el lugar, dialogó con la gente, escuchó las explicaciones técnicas y brindó alternativas de solución inmediatas. (I)