En Ecuador existe el seguro general obligatorio, por el que toda persona que se ha registrado como afiliada o es beneficiaria con derecho tiene acceso a la atención médica y otros beneficios. Pero, ¿qué sucede cuando se deja de aportar al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS)?

Por ejemplo, quien deja de aportar porque renunció o fue despedido de un trabajo, mantiene el beneficio de acceso a los servicios médicos y de pensiones durante dos meses. Esto aplica para casos de enfermedad y maternidad, según información publicada en la página web de la institución.

En caso de que se deje de aportar porque la persona se jubiló o está en proceso de hacerlo, tendrá tiempo de cobertura en base al tiempo de afiliación y edad. “De acuerdo con la actual Ley de Seguridad Social, los afiliados tienen que cumplir mínimo 60 años de edad y 30 de aportes; 65 años de edad y 15 de aportes; o 70 años de edad y 10 años de aportes”, detalló la entidad.

Seguro de desempleo y la cesantía, así puede solicitarlos

En base a eso, rige la siguiente tabla:

  • Hasta 19 años de aportes recibirá atención equivalente al 10 % de tiempo aportado
  • De 20 a 29 años de aportes recibirá el equivalente al 20 % de tiempo aportado
  • De 30 años en adelante recibirá el equivalente al 30 % de tiempo aportado

El IESS pone como ejemplo el caso de una persona que decide jubilarse luego de 30 años de aportaciones pero tiene 57 años de edad, le faltarían tres para la jubilación ordinaria, entonces recibirá atención por los siguientes nueve años, equivalentes al 30 %.

“Es decir que, durante este periodo, sin necesidad de aportar al IESS, y una vez que cumpla los 60 años de edad mínimos, puede solicitar la jubilación”, añadió la institución.

¿Cuánto recibe mensualmente un jubilado en Ecuador?

Finalmente, está el caso de la persona que aportaba como afiliada pero falleció. Su cónyuge e hijos tienen derecho a pensiones de montepío, equivalentes a 10 % de esos aportes. Para eso, el aportante debía tener mínimo cinco años aportando al IESS. (I)