El amotinamiento en el centro penitenciario Cotopaxi n.º 1 registrado este miércoles y que dejó un saldo de catorce muertos, policías heridos y la fuga de reos preocupa a las autoridades de la provincia.

Jorge Guamán, prefecto de Cotopaxi, recordó que hubo reparos por la decisión de instalar un centro carcelario en la ciudad de Latacunga.

El funcionario indicó que desde hace unos seis años se propuso a las autoridades varias alternativas a la instalación de la cárcel, sin obtener respuestas. Quienes dirigían las entidades competentes de esa época, dijo Guamán, justificaron que dicha cárcel era la más moderna del Ecuador y que Latacunga era la segunda ciudad más segura del país.

El prefecto indicó que no existe una gestión moderna e institucionalizada en la cárcel de Latacunga, que la estructura no es la adecuada como se pensó en aquella época y que además existe una sobrepoblación, pues fue diseñada para 4.000 personas privadas de libertad (PPL), pero que actualmente en el sitio se alberga a más de 6.000 reos.

Nueva masacre en las cárceles supera la cifra de muertes del 2020 y, en respuesta, presidente cambia a director del SNAI y decreta emergencia

Explicó que por ese motivo, en el reclusorio se registran problemas con el manejo de basura y el suministro de agua potable. Incluso, el funcionario realizó una comparación. Indicó que el número de reos en el interior de la cárcel de Latacunga es similar a la cantidad de habitantes en tres parroquias de Cotopaxi.

Guamán aspira a que el Gobierno central implemente acciones urgentes para la cárcel de Latacunga. Hizo un llamado público al presidente Guillermo Lasso para tratar este tema. (I)