La disminución del ingreso promedio en 2,9 % de los hogares ecuatorianos durante la pandemia con respecto al periodo previo al confinamiento fue uno de los efectos de la pandemia del COVID-19.

Es una de las conclusiones de un estudio acerca de los impactos del COVID-19 en el consumo de alimentos, que fue presentado por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El 29 de febrero del 2020 se confirmó el primer caso de coronavirus en Ecuador. En marzo se dispuso una emergencia sanitaria por coronavirus.

La positividad de COVID-19 ha aumentado y especialistas dicen que debería ser motivo de un cuidadoso seguimiento

La investigación se realizó en 18 provincias del país a 210.067 familias usuarias de los centros de desarrollo infantil (CDI) y del servicio Creciendo con Nuestros Hijos (CNH).

Publicidad

Otra conclusión es que en los hogares ecuatorianos hay platos menos variados y nutritivos, así como porciones reducidas.

Además, alrededor del 50 % de personas indica que ha disminuido el consumo de comida saludable. También, un 40 % mencionó que a lo que menos tiempo dedica es a realizar actividad física.

El COVID y la guerra están causando efecto inflacionario en todo el mundo: Roberto Castillo, director del INEC

“Permitirá un análisis de la pandemia y el mapeo de soluciones de nutrición para estos hogares; así mismo, mejorar la adquisición y compra de alimentos no solo de los servicios de Desarrollo Infantil, sino de quienes reciben el Bono de Desarrollo Humano y Bono de Desarrollo Humano Variable que mejoren su disponiblidad alimentaria”, indicó el Ministerio de Inclusión Económica y Social, en un comunicado acerca de las acciones que se implementarán. (I)