Esta mañana la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) clausuró una planta procesadora de lácteos en la parroquia rural de Píntag. El lugar se encuentra ubicado en el barrio San Francisco de Yurac, en el nororiente de la capital.

Además de la clausura temporal, se aplicó una multa de 10 salarios básicos unificados, que son $ 4.000, por el incumplimiento sanitario.

De los productos que se procesaban en el lugar fueron tomadas muestras que no cumplían con los parámetros microbiológicos y bromatológicos. Estos se refieren a las condiciones físicas, de color, olor, sabor, pH y densidad. También se contemplan parámetros como la presencia de bacterias y así evitar la propagación de enfermedades, explicó Arcsa.

De acuerdo con información de Arcsa, además de la sanción se trabajará en la capacitación con el personal del establecimiento.

También se realizaron operativos de control en fábricas de bebidas alcohólicas y establecimientos que expenden medicamentos. Ninguno fue sancionado.

La institución también hizo un llamado a que la comunidad consuma solo los productos que cuenten con registro sanitario. También se puede denunciar a quienes incumplan con la normativa, esto a través de la app Arcsa Móvil. (I)