Un deslave de aproximadamente 3.000 metros cúbicos se repitió en el barrio Marianza, de la parroquia rural Sayausí. Es el mismo sitio donde el 27 de marzo pasado un evento similar provocó cinco muertes y decenas de damnificados.

Ahora no hubo víctimas, pero la vía se cerró y esperan habilitarla hasta el sábado 14 de mayo.

Resistió seis horas cubierta por la tierra tras deslave en Sayausí y hoy Narcisa Guayllazaca cuenta desde el hospital cómo fueron esos momentos

Este deslizamiento ocurrido la noche del jueves fue provocado por la lluvia, el agua se sigue filtrando desde la parte alta de la montaña hacia el interior de la tierra, lo que la debilita. En esta ocasión el único daño generado es el cierre de la carretera, pero en la mente y corazón de los vecinos, el pánico se ha convertido en algo cotidiano.

Zoila Fárez vive a pocos metros de la zona del desastre. “Cada vez que llueve nos desesperamos porque las aguas son de todos los días y tenemos miedo de que se baje de nuevo, como fue anoche”, indicó.

Publicidad

Su vecina, Cruz Chumbi, opinó algo similar. “Vivimos traumados en el barrio porque cuando vemos que el cielo empieza a cargarse de agua, pensamos qué cerro nos va a venir encima”, dijo.

Se trata del mismo sitio donde ya hubo un desastre que provocó cinco muertes y decenas de heridos. Foto: El Universo

En vista de que la situación era complicada y había gente a pie en medio de la oscuridad, esta mujer no dudó en acoger a una familia que bajaba a pie desde El Cajas.

Eugenia Lliwichusca fue quien resaltó este gesto de solidaridad porque si no le hubieran dado posada, el destino de su familia habría sido incierto en medio de una carretera oscura, lluviosa, con caída de rocas y sin señal de teléfono celular para comunicarse con sus allegados.

Una vez que amaneció, bajaron caminando un largo trecho, pero no les importó porque estaban sanos y salvos.

Publicidad

Pero el subsecretario del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), Mario Barsallo, explicó que lo que existía en la zona era una microcuenca que con el deslizamiento del 27 de marzo pasado “se convirtió en una gran quebrada, hay material que todavía está suelto que sin duda se desprenderá”.

Los afectados por el deslave en Sayausí, en Azuay, esperan ayuda en medio de un escenario desolador

Tras el primer deslave en la zona se declaró el estado de emergencia, situación que según el funcionario, ya está publicada en el portal de Compras Públicas y anhelan a fines de este mes firmar el contrato para realizar obras integrales.

Por la magnitud, se espera que la limpieza de la vía dure hasta el sábado y cumplir con el anuncio de abrir al tránsito vehicular la carretera Cuenca-Molleturo-El Empalme. (I)