Las quebradas del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ) fueron declaradas en el 2012 patrimonio natural, histórico, cultural y paisajístico, así consta en la Resolución C350. Sin embargo, la descarga de escombros, basura y demás elementos contaminantes ha vulnerado la fauna y vegetación de estos lugares.

Desde la Agencia Metropolitana de Control (AMC) informaron que el Código municipal establece dos tipos de sanciones económicas por contaminar las quebradas.

Este Diario consultó con la Secretaría de Ambiente de Quito sobre la cantidad de quebradas en el DMQ y las que se encuentran en estado crítico de contaminación. Desde la entidad respondieron que existen 182 quebradas, pero desconocen cuántas están contaminadas.

La primera es una multa del 50 % de una remuneración básica unificada, es decir, $ 212,50 “a quienes ocupen, depositen o mantengan materiales de construcción y escombros en el espacio público”.

Publicidad

La segunda señala que la contaminación con residuos en las quebradas o ríos de la ciudad se sancionará con dos remuneraciones básicas unificadas, $ 850. Para la aplicación de esta sanción dependen de un informe emitido por la Secretaría de Ambiente. Por ejemplo, cuando una fábrica destina sus desechos a un río, la entidad recoge las evidencias y envía a la entidad de control para que proceda con el acto de inicio sancionador.

Según información de la AMC, desde el 1 de octubre de 2021 hasta la actualidad han emitido 96 actos de inicio. También recalcaron que la mayor demanda de estos actos se da en las administraciones zonales de La Delicia y Calderón.

El concejal Fernando Morales señaló que esta es una tarea compartida entre las autoridades municipales y los ciudadanos. “Falta mayor relacionamiento con la comunidad para concienciar el respeto y cuidado de las quebradas. Hay que partir por un ejercicio de sinceridad con todos los vecinos y hacer reuniones de trabajo mucho más amplias, en donde todos los sectores involucrados conozcan el impacto por no cuidar estos espacios”, argumentó.

El edil también sostuvo que la problemática genera graves consecuencias con los predios aledaños a estas zonas, por ello, la necesidad de que los mismos ciudadanos se conviertan en protectores de sus quebradas cercanas.

Publicidad

Para el concejal Juan Manuel Carrión, la declaratoria de patrimonio es válida, pero no ha tenido la fuerza necesaria para que se respete. Según el edil, las multas no son la mejor opción para cuidar las quebradas ya que los infractores, en su mayoría acuden en la noche, cuando no existe el control necesario.

Puntualizó que es necesaria la creación de una Unidad Ejecutora de Quebradas, esta juntaría a todas las entidades de seguridad municipal con el fin de obtener mayores resultados.

También destacó que en el Plan de Uso y Gestión de Suelo (PUGS), aprobado por el Concejo, identifica a todo el sistema de quebradas como zona de protección ecológica, es decir, ya no se podrá construir o rellenar en estos espacios y tendrán los beneficios de protección que tienen las zonas con estas características.

“Debemos crear una campaña agresiva de educación para demostrar que estas quebradas guardan un patrimonio natural extraordinario, con una diversidad de flora y fauna únicas, que hacen de estos espacios verdaderos tesoros naturales”, puntualizó Carrión.

Publicidad

Una de las opciones, declaró, puede ser la iniciativa para que Quito sea declarado Geoparque por la Unesco, esto promovería la creación de estrategias para dar a conocer y respetar estos espacios naturales. (I)