Largas filas, sin lugares donde sentarse, sin medidas de bioseguridad, sin información precisa o, lo que es peor, con decisiones tomadas minuto tras minuto, lo que genera caos, ha sido el panorama que se ha vivido hace dos días en el centro de vacunación denominado Complejo Ferial de esta ciudad.

El prefecto culpa a la Coordinación de Salud, mientras su titular dice que todo está bien, y la gobernadora salta en defensa del funcionario y justifica como bien llevado el poco número de vacunados que han logrado.

Decenas de personas reclamaron indignadas por la desorganización que se ha visto en las jornadas de vacunación.

La Prefectura de Loja y el Ministerio de Salud Pública llegaron a un acuerdo para incrementar personal que pueda aumentar el número de vacunados, sin embargo, la convocatoria que se hizo en redes sociales a personas con enfermedades catastróficas y adultos mayores que no habían logrado vacunarse antes derivó en la aglomeración de centenares de personas que pretendían obtener la vacuna.

Publicidad

Malestar hubo en varias personas que asistieron a jornadas de vacunación el miércoles 5 y jueves 6. Foto: Erdwin Cueva

Hubo gente que llegó con certificados médicos otorgados por galenos particulares y que confirmaban enfermedades respiratorias crónicas, diabetes o insuficiencia renal, pero estos debían ser avalados por el IESS o por el MSP, situación que terminó con la intención de vacunarse de muchos, pues no fueron confirmados pese a su insistencia y desesperación.

Las largas filas, el sol, el polvo, los cinco filtros previos a la inmunización (personas que preguntan, digitan, verifican y vuelven a registrar a quienes demandan la vacuna) y las aglomeraciones generaron la molestia que ya sentían personas de toda edad, que en su mayoría madrugaron antes de las 06:00 para permanecer hasta cinco y seis horas en los exteriores del Complejo Ferial.

La gobernadora de la provincia, Lorena Costa, defendió la organización del MSP. “Que ha venido funcionado bien”, dijo, pese a que el número de vacunados por día no ha sobrepasado los mil.

El prefecto Rafael Dávila culpó directamente a la funcionaria de Estado y al coordinador de Salud, Alfredo Vera, por lo que consideró como desorganización. “Le sugerí al coordinador que se haga la vacunación de acuerdo al último dígito del número de cédula, y no hizo caso. Se nota que toman decisiones improvisadas, las vacunas no llegaron a la hora debida, se empezó a inocular cerca de las 10 de la mañana; pero lo más grave es que el MSP aprovechó este aporte (personal e insumos) para cerrar otros puntos de vacunación en la ciudad, es decir, incrementaban el número de vacunables y cerraban centros de vacunación. ¿A quién se le ocurre hacer eso?”, se preguntó Dávila mostrando su molestia.

Los episodios de aglomeración donde se notó desorganización y, a su vez, malestar de la ciudadanía se replicaron el miércoles y hoy, jueves 6 de mayo.

El coordinador Alfredo Vera manifestó que este viernes continuará con la vacunación para los mismos convocados de acuerdo al último dígito del número de cédula, es decir, 2 y 3, y en esa modalidad seguirá el próximo lunes 10. El sábado 8 se inmunizará a pacientes con patología oncológica.

La duda e incertidumbre en la ciudadanía crece ante las desorganizadas convocatorias para vacunación por parte del MSP. Un caos similar o peor se vio el primer día de vacunación el pasado 22 de marzo, cuando cientos de adultos mayores peleaban por entrar al centro de vacunación en el Complejo Ferial, en medio de un intenso sol, sin lugar donde sentarse y sin información por parte de funcionarios del Ministerio de Salud. (I)