Latacunga

Las lluvias con intensidad no cesan en algunas zonas del país y continúan causando inconvenientes principalmente en la vialidad. En el sector de Pilaló, cantón Pujilí, provincia de Cotopaxi, se produjo otro deslave en el kilómetro 94 de la vía Latacunga-La Maná.

Según el reporte del ECU 911, la vía estaba cerrada a la circulación vehicular porque debido al mal tiempo se produjo el deslave. Ante esa situación no se podía habilitar el paso a los automotores, aunque la maquinaria está limpiando el material acumulado en la carretera.

También el ECU 911 informó que el cuerpo de Bomberos de La Maná realizó la evacuación de una mujer de 34 años, quien se encontraba caminando por el lugar intentando salir del deslizamiento y que en esa acción sufrió una caída.

Publicidad

Lluvias dejan daños en puentes y carreteras de Imbabura; dos personas murieron tras caída de vehículo a río de Cotacachi

Añadió que la mujer fue atendida en el lugar por el personal de bomberos, que presentó un trauma en columna más hipotensión, luego de lo cual fue llevada al centro de Salud de La Maná para que reciba atención médica.

Pujilí, Cotopaxi. Pasajeros tuvieron que caminar para pasar por tramos afectado. Cortesía. Foto: El Universo

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) informó que maquinaria se desplazó al lugar tratando de limpiar el material. La cartera indicó que la vía Latacunga- La Maná, tramo Pilaló-Siete Ríos, estaba cerrada desde las 18:00 del jueves 19 de mayo hasta las 08:00 del viernes 20 por deslizamentos.

Empezó la construcción de la nueva variante de vía en Piedra Fina

Carlos Herrera, transportista de bus de pasajeros, indicó que este jueves en la noche ya no pudieron pasar los que iban en automotores grandes porque la vía se había dañado, aunque admitió que vehículos pequeños sí estuvieron circulando.

Se lamentó que a los pasajeros les debía dejar en la zona del derrumbe y él se regresaba para Latacunga, que espera que las lluvias no sigan con intensidad para que no se produzcan más inconvenientes.

Publicidad

En tanto, decenas de personas con la necesidad de llegar a sus destinos se vieron obligados a realizar trasbordos, tuvieron que caminar en medio del lodo para coger otros medios para continuar sus viajes.

Milton Herrera, efectivo policial que colaboraba en la zona del derrumbe, confirmó que solo pasaban vehículos livianos, que no podía circular el transporte pesado, porque lo que se quería era evitar que colapse la mesa asfáltica con el riesgo de quedarse sin vía, que por esa razón se les pedía que utilicen vías alternas. (I)