MANTA, Manabí

Era una gran fiesta, con centenares de jóvenes que no usaban mascarillas. Aquello fue denunciado por la ciudadanía y al poco tiempo llegó la Policía Nacional para corroborar con lo expuesto.

Ahí, los uniformados se encontraron con lo que denominaron una gran cantidad de bebidas alcohólicas y con cerca de mil jóvenes presentes en un lugar residencial de Manta. Era la madrugada del domingo y como no se cumplían las medidas y protocolos sanitarios para evitar más contagios del COVID-19, la celebración fue suspendida de inmediato.

El incidente sucedió en una ciudadela ubicada en la vía Spondylus, suroeste de Manta. Personal de control y seguridad de Manta se encargó de parar la fiesta. Pero no fue el único evento cancelado por las autoridades. Hubo otros suspendidos por similares infracciones.

“Se encontraron grandes cantidades de bebidas alcohólicas y de personas en estado de ebriedad”, describió en un comunicado el Municipio de Manta.

Balnearios de Santa Elena arrancaron el feriado con hasta el 50 % de reserva hotelera; las playas de Manabí y de Esmeraldas también estuvieron entre los destinos favoritos

También se hicieron otros tipos de controles en Manta. Así, el sábado en la noche, por ejemplo, se verificó la presencia de cerca de 600 motociclistas a la altura de la vía a San Mateo. Hubo denuncias que alertaron que hacían piruetas en las vías.

Tras este hecho, 25 motos fueron retenidas porque sus dueños no contaban con documentos que acreditaran la propiedad y procedencia del vehículo.

El Municipio de Manta notificó también que hay un leve incremento en la incidencia de contagios de COVID-19 en Manabí. Por ello realizó un exhorto para que las personas acaten las normas de seguridad, más aún en este feriado que generó el traslado de miles de personas a esta ciudad y provincia.

Según cálculos locales, para este feriado se espera que unas 100.000 personas se movilicen en Manta. (I)