Luego de casi doce años de firmado el contrato entre Celec-Hidrotoapi y la empresa china CWE (China International Water & Electric Corp) para las obras civiles del proyecto Toachi Pilatón, el Estado ecuatoriano ha decidido declarar la “terminación unilateral del contrato”.

Este es el desenlace de una serie de problemas que se generaron alrededor de la construcción de obras civiles de este complejo hidroeléctrico desde el 2010 y cuyo precio fue subiendo conforme más se extendían los plazos: en un primer momento fue de $ 240 millones, luego en un contrato modificatorio se incrementó a $ 254 millones y terminó costando $ 312 millones.

El proyecto hidroeléctrico debió construirse en primera instancia en 1.340 días (casi cuatro años), pero ha terminado demorando ocho años más. El avance de la obra estaba en el 97 % y parte del financiamiento provenía del Banco del IESS (Biess).

Hace pocos minutos, Celec anunció la terminación del contrato y comunicó que también declaró “contratista incumplida” a la constructora china que era responsable de Toachi Pilatón (integrada por las centrales Sarapullo y Alluriquín, y que sumaban una potencia de 254,4 megavatios).

Publicidad

La decisión fue adoptada por la gerencia de la Unidad de Negocio Hidrotoapi, con base en el informe presentado por el administrador del contrato, en el que se establecen los incumplimientos en los que incurrió la contratista, las que constan también en el informe de la Contraloría General del Estado DNA4-0056-2020.

Entre los incumplimientos de las especificaciones técnicas, el mismo informe destaca que la contratista CWE no presenta ni propone argumentos, materiales, insumos, cronogramas, metodologías o compromisos para la culminación y cumplimiento de especificaciones técnicas con el afán de subsanar los incumplimientos reportados por la fiscalización en la instrumentación de la presa Toachi, en las pantallas de impermeabilización de esta presa, así como en los sistemas de control e iluminación de este frente del proyecto.

Según el informe del administrador del contrato, la contratista tampoco ha procedido ni ha propuesto soluciones con respecto a retirar o limpiar desechos o residuos peligrosos generados durante el proceso de construcción. En el informe también se puntualizan incumplimientos en el Plan de Manejo Ambiental, normativa y legislación vigente, así como pendientes en el ámbito social.

La contratista no reconoce su responsabilidad en los diseños realizados dentro del contrato complementario 1 que ya debió hacerse sobre condiciones geológicas reales. Además indica que tiene un problema de equilibrio económico a pesar de que ya se le ha pagado 22,94 % más del precio original de ese mismo contrato modificatorio.

Publicidad

Estos incumplimientos fueron observados por la Contraloría General del Estado, durante una auditoría ejecutada al desarrollo del proyecto.

Debido a todo ello, la Unidad de Negocio Hidrotoapi dispone efectivizar las garantías rendidas por CWE a favor de Celec EP. Con estos recursos podrá contratar la remediación de los pendientes en las obras civiles de la futura central Alluriquín, que no fueron atendidos de manera oportuna por CWE.

El gerente de Celec, Gonzalo Uquillas, informó que de manera inmediata se procederá a realizar tres obras importantes: la reparación de túnel Alluriquín, la impermeabilización de la presa y corregirá deslizamientos de la chimenea. Estos trabajos costarán unos $ 12 millones, dijo Uquillas.

Se espera que para finales de año pueda estar ya en marcha la central de Alluriquín, mientras la de Sarapullo podría estar lista a finales de marzo. Entre tanto Uquillas aseguró que Celec ha estado cancelando de manera puntual el préstamo realizado por el Biess.

Publicidad

Los incumplimientos por parte de CWE y las observaciones de Contraloría ya se conocieron en noviembre pasado, por un reportaje de Periodismo de Investigación.

Entre tanto, en 2020 este Diario también informó que en un Reporte de Actividad Sospechosa dirigido a la Unidad de Inteligencia Financiera de Estados Unidos (FinCEN, en inglés), el Deutsche Bank Trust Company Americas calificó como inusuales a varias transferencias bancarias realizadas por la constructora estatal China International Water & Electric Corp. (CWE). La compañía panameña Fernhead Holdings Inc., que es nombrada como posible recolectora de sobornos de Odebrech, había sido una de las beneficiarias de esas transacciones.

En 2019 se conoció que la constructora CWE que llevaba seis días construyendo la hidroeléctrica Toachi-Pilatón contrató el servicio de transporte de carga con Cambioil S. A, que no tenía camiones. Le pagó $ 297.000 a esta empresa cuyo representante legal era Eduardo Acosta Rivera, primo hermano del entonces ministro de Finanzas, Patricio Rivera.

De otro lado, Celec dio a conocer que las pruebas de puesta en operación de la casa de máquinas Sarapullo, así como la instalación y montaje de los componentes electromecánicos de las unidades de generación de la casa de máquinas Alluriquín, que está a cargo de la empresa rusa Tyazhmash, avanzan conforme la planificación establecida. Anteriormente el componente electromecánico también registró problemas en su contratación con la empresa rusa Inter Rao. Pero ahora los avances están a cargo de Tyazhmash. (I)