Anita Jouvin Henríquez, actual liquidadora del Banco Territorial, puso una denuncia este 17 de agosto ante la Fiscalía por un presunto delito de daño a bien ajeno, luego de confirmar que varios documentos que tenía a su cargo como liquidadora habían sido movidos y otros habían desaparecido durante el feriado del 12 al 15 de agosto. Actualmente Jouvin está despachando desde las oficinas del Banco Territorial en liquidación, en las calles P. Icaza 115 y Panamá, en Guayaquil. Ella fue nombrada en su cargo el 5 de agosto; pero el 12 de agosto, con resolución SB 2022 1489, firmada por Raúl González Carrión, se la removió del cargo.

La denuncia de Jouvin, que fue presentada al ser ella custodia de los bienes del Banco Territorial en liquidación, deja expuesto un hecho irregular: que Raúl González, quien está envuelto en una pugna por el cargo de superintendente de Bancos, sí llegó a ejercer el cargo, aunque nunca ha sido reconocido por el Gobierno ni se lo ha dejado ingresar al despacho.

Justamente, el acto que realizó como superintendente de Bancos había sido remover a Anita Jouvin de su cargo de liquidadora del Territorial para nombrar a un nuevo liquidador: Carlos Mora. González tomó esta medida en el banco del cual él había sido liquidador pocas semanas antes.

González logró tomar esta medida sin haberse posesionado de su despacho. Es que González fue nombrado superintendente de Bancos por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) y fue posesionado por la Asamblea, aunque en medio de una polémica jurídica, pues no se había respetado una decisión judicial que había anulado la designación de González en el CPCCS, la cual estaba en apelación. El Gobierno de Guillermo Lasso dijo desconocer su autoridad e incluso puso custodia policial a las instalaciones de la Superintendencia en Quito y Guayaquil para impedir su entrada.

Publicidad

De acuerdo con Jouvin, tras la renuncia de González en junio al puesto de liquidador para terciar como candidato a la Superintendencia, el 25 de julio se nombró como liquidador temporal a Álex Cruz Herrera. Pero luego se dio el nombramiento de Jouvin, el 5 de agosto. Ella venía trabajando normalmente, y como primera tarea estaba revisando y comprobando el acta de entrega-recepción de los bienes por parte del anterior liquidador. Sin embargo, el 12 de agosto, es decir, ya en el feriado del Primer Grito de la Independencia, recibió la notificación 1489 firmada por González, que le revocaba su designación y la remplazaba por Carlos Mora, quien había sido coordinador técnico de despacho cuando González era liquidador.

No obstante, el 15 de agosto, mediante notificación 1496, firmada por la superintendenta (s) Guadalupe Cabezas, se la restituye en el puesto. Al acudir Jouvin el 16 de agosto a las oficinas del Banco Territorial se encontró con las chapas de las puertas cambiadas, pues previamente las puertas habían sido forzadas para posibilitar el ingreso de Mora como liquidador. Jouvin dice que Mora reconoció haber cambiado las chapas, y que, cuando ella comprobó que varios de sus documentos habían desaparecido, él aseguró que no los había tocado y él mismo ayudó a localizarlos. Varios aparecieron en otras áreas. Solo el acta de recepción permanece desaparecida; pero esto no representa un problema para el trabajo, pues existen copias y un original en la notaría respectiva.

Jouvin dice que no es lógico que la documentación haya sido movida ni que haya desparecido, pues lo legal hubiese sido que para un cambio de liquidador se hiciera una nueva entrega de manera formal con un acta de entrega-recepción. (I)