El ministro de Energía y Recursos Naturales no Renovables, Juan Carlos Bermeo, asegura que hay una estrategia para cumplir la meta de incrementar la producción de crudo en 40.000 barriles diarios hasta diciembre; sin embargo, para la meta de un millón de barriles asegura que se debe tener el apoyo del país. En entrevista con este Diario también revela que hay un inusitado interés en comprar las 45 gasolineras de Petroecuador. Explica además que la decisión de si las reformas a la Ley de Hidrocarburos, que él presentó hace pocos días a la Presidencia, serán parte de la megaley que prepara el Gobierno sobre temas económicos, es del presidente Guillermo Lasso.

Una de las primeras metas que le ha impuesto el presidente es llegar a producir 40.000 barriles diarios más hasta diciembre, ¿cómo lo va a lograr?

Es un plan ambicioso, que demanda mucho esfuerzo y debemos concentrar nuestros esfuerzos en los campos productivos. Tenemos que perforar y sacar petróleo y obtener una producción temprana. Esto es concentrarnos fundamentalmente en los campos de Petroecuador que tiene el 80 % de producción. Esto sin querer decir que vamos a descuidar a las compañías privadas cuyos contratos maneja el Ministerio de Energía. En el caso de Petroecuador hay un plan, por ejemplo, para que en el campo Sacha se perforen 21 pozos. La campaña arranca el 30 de septiembre y se producirán 20.000 barriles hasta 2022.

¿Cuánto será para 2021?

Publicidad

Para este año no serán menos de 4.000 barriles, con posibilidades de crecer. Aparte de las campañas de perforación en los campos existentes, donde tenemos producción actual, hay que hacer recuperación secundaria. Tal como se venía haciendo, pero continuamos con el uso de tecnologías.

¿Habrá una contribución del ITT?

Sobre el ITT, vamos a perforar dos pozos en Tambococha y algunos más en Tiputini. En consorcios se buscará mejorar campos como Shushufindi, Aguarico, Auca, Yuralpa, Cuyabeno, Lago Agrio, Secoya, Atacapi, Pucuna. Lo haremos con la ayuda de las empresas con las que tenemos contratos de servicios específicos. También las privadas participarán con perforaciones: Andes Petroleum en Tarapoa; ENAP en Mauro Dávalos Cordero; Pluspetrol en Villano y Orión en Eno-Ron.

¿En cuánto estamos ahora y a cuánto llegaremos en diciembre?

El punto de partida es julio cuando estábamos con una producción de 486.000 barriles diarios de los cuales 382.500 corresponden a Petroecuador y 103.500 a las privadas. La idea es subir a 526.000 barriles de los cuales 414.000 serán de Petroecuador y 112.000 de las privadas.

También se busca duplicar la producción de un millón de barriles, lo cual según expertos sería demasiado optimista. No hay logística, se debe hacer más exploración en suroriente, hay mucha oposición de comunidades y ecologistas… ¿Usted realmente ve viable esto?

Publicidad

Yo tengo que ser el primero en defender la meta de un millón de barriles, no puedo ser temeroso ni dudar de esta posibilidad, pero sí decir que demanda de un esfuerzo de todo el Ecuador. No es una obra solo del Ministerio y mucho menos de Juan Carlos Bermeo. Es un trabajo conjunto con el Ministerio del Ambiente, con el de Economía, y que requiere el concurso de otros sectores. Si no hay unidad de criterios, si hay grupos que se oponen… Por ejemplo, en el campo de la vacunación la meta que sonaba una utopía ha sido un éxito, no solo porque esto se decretó sino que fue una sumatoria de instituciones y gente comprometida. Si ahora hay comunidades que se oponen a que ‘tal vez’ pase por su comunidad un oleoducto, tenemos un problema.

Pese a los problemas, ¿qué se debe hacer para lograr esa meta?

Necesitamos el concurso de la inversión privada. Sin ello no vamos a ningún lado. Hay que adecuar el marco jurídico para permitir los contratos de participación. Para promover que los contratos de servicios puedan migrar de forma libre y voluntaria y que las próximas rondas petroleras se las hagan al amparo del contrato de participación, que las infraestructuras se puedan hacer con los permisos y que la licencia social esté en firme.

¿Cómo van a hacer para obtener el respaldo de las comunidades?

Voy a plagiar una frase del presidente Lasso: “El mejor programa económico, luego de la vacunación, es la producción petrolera”. Si a eso le sumamos el tema minero e inversión privada en hidroeléctricas, tendremos otro país. Esos recursos servirán para pandemia, para el desarrollo de comunidades, para cubrir el déficit fiscal. Por eso creo que la gente no puede oponerse por oponerse siendo influenciados por ONG que vienen de países que tienen ya resuelto su tema de desarrollo.

Pero el propio Lasso ha dicho que va a tomar en cuenta el tema ambiente porque la industria sí puede generar impactos y el sector indígena y ecologistas deben temer a los efectos y que se dañe la naturaleza pura como afortunadamente aún les queda a los ecuatorianos…

Usted está hablando con una persona que buena parte de su vida ha tratado temas ambientales. Tengo un posgrado en soluciones de problemas ambientales. La semana pasada, el Ministerio del Ambiente suspendió las actividades de 23 concesiones mineras por diversas inconformidades. Yo salí a respaldar esas decisiones. Pero no hay que perder de vista que toda actividad humana genera consecuencias. La tarea está en minimizar el impacto y compensarlo con medidas de carbono cero. Es decir, compensar con actividades verdes. La industria petrolera ha desarrollado estándares de cumplimiento irrestricto en temas ambientales y laborales.

Con el contrato de participación, ¿cuánto quedaría para Ecuador y cuánto para la empresa?; existe la percepción de que en otro tipo de contratos había mejores condiciones porque se decía 1 % para las privadas y 99 % para el Estado, ¿así fue?

No se puede obligar mediante decreto a una migración, un cambio contractual al 99 %, pues las consecuencias están ahí: ejemplo, caso Perenco. Es fácil pegar un grito y decir “vamos al 99 %” si se tiene un crudo de $ 100. El problema es si luego cae el crudo a $ 20 y ya no hay recursos para la tarifa. Lo que hay que hacer es que pasen al contrato de participación donde los dos sectores se benefician. Sobre cuánto le toca a la empresa y al país dependerá de las variables generales como WTI, plan de desarrollo y las características técnicas de cada uno de los campos.

¿Esta propuesta normativa que usted ha hecho será incluida en la megaley Creando Oportunidades?

Si van o no van las propuestas tanto de Ley de Hidrocarburos, temas mineros o electricidad, en el proyecto, no es mi decisión, sino del Ejecutivo. Yo seré el primero en apoyar y respetar dicha decisión.

Otro de los planes es vender las gasolineras, ¿ha habido un interés privado en ellas?

Un interés sorpresivo altísimo. No solo interés en una determinada gasolinera, sino para comprar el paquete entero, las 45 estaciones. Estamos aún en el proceso final de valoración y la consolidación de paquetes.

¿Serían entonces comercializadoras grandes las que están postulando por los paquetes completos y no los exdueños como se pensaba en un principio?

Vamos a hacer paquetes menores, si una empresa quiere cinco empresas y hace una buena oferta no hay ningún problema.