Casi un mes lleva Contecon esperando que el Ministerio de Transporte (MTOP) formalice las prometidas mesas de diálogo con el sector portuario. En ellas busca insistir en la supuesta ilegalidad del permiso de operaciones de su principal competidor, Fertigran (TPG), que fue ratificado como legal por el MTOP, en noviembre.

Jorge Zavala Egas, abogado de Contecon, estima que el diálogo empezaría en enero. Pero el MTOP, consultado por este Diario, no confirmó la fecha.

Contecon pidió al MTOP, en agosto, que se declare la nulidad del permiso de operaciones otorgado en una resolución de 2017, en la que -según el documento- se derogaron las autorizaciones emitidas por el extinto Consejo Nacional de la Marina Mercante y Puertos a favor de Fertigran y se otorgó el permiso a esta terminal.

"Se consolida en un solo permiso todas las resoluciones anteriores", sostiene José Modesto Apolo, abogado de Fertigran, quien destaca que Contecon aceptó en el contrato de concesión -en 2007- la competencia con los puertos privados, entre ellos Fertigran, que tiene su permiso desde 2004.

Publicidad

Pero Contecon ve este permiso como ‘ilegal’, porque: "la Constitución prohíbe que se concedan permisos desde 1998, y solamente se pueden hacer esas delegaciones por contratos, no por permisos unilaterales, autorizaciones, o licencias", argumenta Zavala.

Sin embargo, el MTOP confirmó la legalidad del permiso de operaciones de Fertigran, pese al argumento jurídico que dio el procurador Íñigo Salvador Crespo, en un oficio el 5 de octubre, en el cual concluye que Fertigran obtuvo un permiso cuando lo que procedía era aplicar la delegación.

La Procuraduría también constató, según el documento, que la ley portuaria no coincide con la Constitución, por lo que -añade- que “es menester que se realicen los trámites necesarios para que dichas normas se adecúen a los principios constitucionales".

"El procurador dice que es ilegal, y el ministro dice que es legal. Ahí está la situación de la divergencia", refiere Zavala. Mientras, el MTOP argumenta que el dictamen del procurador “no goza del carácter de vinculante”, porque no fue consultado por esta entidad.

Fertigran le solicitó a la Procuraduría la revisión de su pronunciamiento, a lo que Salvador responde -en un oficio- que su opinión es jurídica y debe ser considerada por el MTOP.

En los tres últimos años, parte de los clientes de Contecon se han ido a otros operadores, especialmente a Fertigran (TPG) , que el año pasado superó a Contecon en la movilización de la carga con más de 500.000 toneladas métricas. Contecon importó y exportó una carga de 6’013.625 y Fertigran, 6’505.492.

Publicidad

Esto se debe, según Zavala, porque Fertigran ofrece tarifas "más bajas", debido a que como no son concesionadas no tienen que pagar ciertos rubros al Estado que sí paga Contecon. "Solo tres dan servicio público: Fertigran, Contecon y DP World, pero solo dos tienen contratos de concesión, Fertigran es la única privilegiada con permisos unilaterales", afirma.

Mientras Apolo alega que Contecon ha perdido clientes por "ineficientes", por supuesta falta de inversión. Además, añade, que a los privados les subieron las tasas portuarias en el 700% en 2014.

Apolo cree que lo ilegal es que a Contecon, por ejemplo, se le haya renovado la concesión el año pasado por el mismo plazo que en el contrato del 2007, de 20 años, sin licitación, y sin supuestamente haber pagado lo que la concesionaria tenía programado en el año 2014.

"Lo que cabía en ese momento era dar por terminado el contrato, no darle más plazo", argumenta Apolo, abogado de Fertigran. Pero Zavala, de Contecon, lo niega: “Todo está pagado, todo está al día.., Fertigran tendría que demostrar por qué lo dice”. (I)

MTOP derogó permiso para carga peligrosa

El MTOP actualizó el permiso a Fertigran en 2017, dejando sin efecto las autorizaciones anteriores, como la que permitía movilizar carga peligrosa, vehículos. Ante ello, el abogado de Contecon asegura que Fertigran estaría dando este servicio sin contar con la autorización. Y, en cambio, el abogado de Fertigran alega que el permiso es “la suma de todos los derechos concedidos desde el 2004”.