En un escenario nunca antes visto en la historia política del país, las organizaciones políticas se preparan a desarrollar sus procesos de democracia interna por vías telemáticas para elegir a los candidatos que los representarán en los comicios presidenciales, de asambleístas y parlamentarios andinos, fijadas para el 7 de febrero de 2021.

La pandemia del COVID-19 cambió las actividades presenciales por las virtuales para evitar contagios. Y la política no está exenta. Para estas elecciones, los militantes, adherentes y afiliados de, al menos, 96 movimientos y partidos políticos habilitados para participar, no protagonizarán las masivas asambleas, convenciones o primarias. Esta vez esos espacios se trasladan a internet.

El calendario aprobado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) establece que esta etapa se realice entre el 9 y 23 de agosto. A catorce días de su inicio, los sujetos políticos se alistan.

Se inclinan por el uso de la plataforma Zoom, que según datos de la revista Forbes en el contexto de la pandemia 300 millones de usuarios la utilizaron para sus reuniones virtuales.

Publicidad

El reglamento de Democracia Interna determina que en tanto esté vigente el estado de excepción por calamidad pública, el desarrollo de asambleas o convenciones para elegir directivas o candidaturas de elección popular podrán realizarse por medios electrónicos.

Como requisitos deberán contar con las medidas necesarias de verificación de sus miembros en tiempo real, que se cuente con la presencia virtual de delegados del Consejo y que se remitan al órgano electoral los dispositivos de almacenamiento electrónico.

Las agrupaciones deberán desarrollar un software o sistema informático “promoviendo los principios del sufragio”.

Otro mecanismo por cumplir es el de las formas de elección divididas en tres: elecciones primarias abiertas, cerradas y representativas.

Las abiertas permiten participar a personas mayores de 16 años, independiente de su afiliación o militancia.

Las cerradas incluyen solo a los afiliados o adherentes permanentes; y las representativas, en las que participan los delegados de las distintas estructuras, dependiendo de la jurisdicción nacional, provincial, parroquial, cantonal.

Publicidad

En esta modalidad, los delegados representan a los electores de su territorio y pronunciarse a través del voto "enunciado a viva voz".

En ese contexto y para facilitar el uso de las aplicaciones telemáticas, las organizaciones prevén escoger las representativas.

El director nacional de Centro Democrático, Enrique Menoscal, confirma que sus democracias internas serán telemáticas.

“Nos reuniremos por Zoom y se puede votar por el chat. Y como queda grabado se puede confirmar la votación. No podemos reunirnos, pero rescato que lo telemático nos permite mayor participación, porque hay gente que no puede viajar y ahora podrá estar presente”, dice Menoscal.

Recuerda que en procesos anteriores varios directores provinciales “por la lejanía no venían nunca. Ahora están participando al 100 %”.

Su movimiento "tradicionalmente" realizaba elecciones abiertas, pero con la 'nueva normalidad' será complicado, por lo que participarán los directores provinciales.

En el caso del PSC se vivirá una situación similar. Su director nacional, Alfredo Serrano, recuerda que en los 28 años que ha hecho política es la primera vez que deben enfrentar esta circunstancia.

El primer paso que dieron fue prorrogar las directivas y aprobar su reglamento interno.

Su asamblea nacional la harán por Zoom entre el 18 y 21 de agosto. No será "tan grande" como en años anteriores, pero asistirán unos 115 delegados, entre las directivas nacional, provincial, los alcaldes, asambleístas, delegados del exterior, prefectos.

Para facilitar la tarea, el partido armará previamente las listas para que se aprueben por aclamación, cuyos candidatos se seleccionarán “fruto de las encuestas internas”.

“Estamos haciendo encuestas en lo cuantitativo y cualitativo, que nos van a decir cuáles son los más opcionados y como siempre ha sucedido en el partido llegar con candidatos consensuados. El que tenga más opciones de ganar será el escogido. Sea en este caso miembros del partido o independientes. Si tenemos dos o tres precandidatos en una provincia hacemos una encuesta y el que sale mejor es el que va. Y con esa lista van preseleccionados a la asamblea nacional”, explica Serrano.

El partido anunció a cinco precandidatos a la Presidencia de la República, después de que uno de sus principales líderes, Jaime Nebot, desistió de seguir en la carrera política.

En esta ocasión el candidato se escogerá de entre los asambleístas Henry Cucalón, Cristina Reyes, Henry Kronfle, Luis Fernando Torres y César Rohón. Pero no se descartan otras figuras de fuera.

Otro partido que se alista es Democracia Sí, fundado por Gustavo Larrea, quien afirma que la mayoría de resoluciones se tomarán por videoconferencias.

Su asamblea nacional está prevista para el 12 de agosto, y uno de los precandidatos a la Presidencia es Larrea. Pero ello deberá ser aprobado por el comité ejecutivo y las directivas provinciales, indica.

El dirigente político lamenta que la posibilidad de hacer alianzas con otros grupos políticos se “va viendo difícil, pero haremos un esfuerzo hasta fines de este mes”; de lo contrario escogerán sus candidatos propios.

El partido Izquierda Democrática (ID) renovará su directiva nacional en los próximos días, según su presidenta saliente, Wilma Andrade, actual asambleísta.

Andrade explica que realizarán sus elecciones internas en una convención nacional, en la que participarán delegados provinciales por métodos telemáticos, porque presenciales "será imposible".

Lo “grave” será aprobar aquellas candidaturas derivadas de alianzas, porque primero deben aprobarse esos acuerdos.

Aunque no realizarán actos presenciales, Andrade cree que será difícil enfrentar el “escenario en que no habrá el acercamiento con la gente”.

Aún no tienen una fecha para su democracia interna y tampoco un candidato a la Presidencia de sus filas, pero sí hay una corriente de las directivas provinciales de la Costa y otra para que se llegue a alianzas "para fortalecer la tendencia", cuenta la directiva.

Pachakutik (PK), brazo político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), tiene casi definida su candidatura a la Presidencia. Solo falta que se apruebe por consenso en las primarias.

El consejo de PK se reunió el miércoles pasado. Una de sus dirigentes, Cecilia Velasque, detalla que entre los candidatos escogidos están el exprefecto de Zamora Chinchipe Salvador Quishpe y Yaku Pérez Guartambel, actual prefecto del Azuay. Leonidas Iza, propuesto por las bases indígenas de Cotopaxi, no alcanzó la aprobación; y, el presidente de la Conaie, Jaime Vargas, no se ha pronunciado por aceptar una precandidatura.

En la cita, que se desarrolló de forma virtual, 43 de los dirigentes de la Conaie y de PK apoyaron la candidatura de Pérez.

Esto se ratificará en un nuevo consejo político que se hará en los siguientes días, para que sea aprobado por consenso en primarias, aclara Velasque.

El coordinador nacional, Marlon Santi, señala que la asamblea para aprobar a los candidatos será representativa y por medios telemáticos y para llevarla a cabo pedirán apoyo al CNE.

Santi no descarta que en el caso de que no se llegue a consensos deban realizar primarias presenciales. Y de darse pedirán autorización al órgano electoral para convocar a sus bases a votar presencialmente.

A propósito, el consejero Luis Verdesoto, en un comunicado en el que enumera los 'hitos de la democracia interna', expone a las organizaciones políticas que pueden realizar primarias presenciales con menos de “25 personas que guarden distanciamiento y usen medidas de prevención sanitaria”.

Verdesoto anticipa a los sujetos políticos que deben elaborar un reglamento interno de elecciones y entregarlo al CNE hasta el 7 de agosto. (I)

Opinión

Medardo Oleas, expresidente del extinto Tribunal Supremo Electoral.

'Las organizaciones políticas se activan solo cuando hay elecciones'

Los mecanismos de democracia interna "son un amago", para el expresidente del Tribunal Supremo Electoral y analista político Medardo Oleas.

Desde el 9 de agosto, las organizaciones políticas elegirán a sus candidatos para las elecciones nacionales del 2021, aunque en varios casos algunos han adelantado cuáles serán sus precandidatos.

En ese marco, Oleas identifica tres problemas. Primero, que los partidos y movimientos políticos no poseen un registro de afiliados o adherentes. "¿Quiénes participan? Tenemos esa contradicción, que para inscribirse presentan más de 180 000 firmas, pero ninguno tiene un padrón".

"Tampoco tienen una escuela de formación de candidatos. Y hay tantos movimientos y partidos que ni siquiera se les reconoce. Eso afecta el reconocimiento de la sociedad, frente a un partido o movimiento, y a una propuesta".

Los efectos al momento de una elección es que "como son desconocidos frente al elector utilizan a personas conocidas, porque la ley les faculta promocionar una candidatura así no sea de afiliado o adherente. Y, en un sistema como el nuestro, con tantos candidatos, va a ser imposible que una nueva figura pueda posicionarse".

A su criterio, las elecciones internas no funcionan porque se buscan figuras que arrastren a la agrupación, no por su ideología ni propuesta programática. Así, "vamos a volver a lo que históricamente se ha hecho: elegir futbolistas, reinas de belleza, los de los realities shows, serán los que posicionen a un grupo".

Se suma el factor de que frente a un "volumen tan grande de partidos y candidatos que no tienen un conocimiento de a quién representan, vamos a tener un verdadero caos, porque se elegirá asambleístas de diversas tendencias lo que afecta a la gobernabilidad".

Para el analista, "ningún partido está pensando en la generación de empleo, la economía, la salud. Lo único que saben es participar y ver cómo llegan. Y cuando llegan es: 'ya veremos qué hago'. Entonces, la democracia interna con estos antecedentes no va a funcionar. Y más aún cuando el Consejo Nacional Electoral permite el uso de plataformas electrónicas, en donde el problema es que como no tienen el registro de afiliados y un sistema para recibir a dos mil o cuatro mil personas, vamos a volver a que el grupo de amigos pongan a los que quieran". (O)