Casi tres días después de que una jueza dictara una sentencia a favor sobre la medida cautelar planteada por la Defensoría del Pueblo para dejar sin efecto las facturas de energía, el Ejecutivo admitió un mal manejo del cálculo de las tarifas y dispuso que se corrijan.

El anuncio del Gobierno realizado la noche del lunes en cadena televisiva, sin embargo, no tranquiliza del todo a los usuarios que han recibido planillas en exceso ni a la Defensoría que ha receptado las denuncias en los últimos días.

Freddy Carrión, defensor del Pueblo, consideró ayer que en el anuncio del Gobierno faltó establecer cómo se procederá a la refacturación para que esta sea técnica y no desproporcional. Aseguró, por ejemplo, que si alguien que pagaba $10 por consumo de energía, el incremento no puede ser mayor del 10 % al 20 %.

El defensor indicó que se debería revisar todo el sistema porque no es la primera vez que se producen errores.

Publicidad

Durante la cadena del lunes, el presidente Lenín Moreno reconoció que el error se originó en un tarifario que será revisado y que se corregirá de inmediato la facturación errada y los pagos pendientes se diferirán a doce meses.

Debido a la pandemia y la imposibilidad de hacer la lectura real, las empresas tomaron valores estimados de los seis últimos meses para poder emitir las facturas del lapso de la cuarentena. Eso generó montos elevados que desataron reclamos, principalmente en Guayaquil y zonas vecinas.

Marcelo Vera, cliente de la CNEL, aseguró que esperará a que la empresa eléctrica le emita nuevos valores, pues consideró que los montos facturados en la cuarentena eran elevados y no guardan relación al consumo.

Indicó que mientras él pagaba $80, recibió planillas de $150. Y ya tiene un pago acumulado de $500 de 3 meses.

“Estoy consciente de que el consumo pudo haber aumentado porque uno pasa en la casa, pero debe ser un monto razonable, lo que uno consume”, afirmó.

Stefanía Guamán, quien presentó una queja por valores altos que le llegaron a su abuelo Luis Estrella, cuenta que de pagar un promedio de $12 mensuales tiene planillas de $120. Ella espera que haya una refacturación con valores acorde con la situación.

Publicidad

El gerente de la CNEL, Diego Maldonado, explicó ayer que se generarán notas de créditos a clientes que tengan diferencia. “Si las facturas estimadas tuvieron un valor de $100 y la factura real fue de $50, $80, esa diferencia queda como una nota de crédito inmediata para el cliente”, dijo.

Por el perjuicio ocasionado a los ciudadanos, el defensor del Pueblo estimó que a más de la refacturación se debería considerar una compensación para los usuarios que recibieron planillas excesivas. En una entrevista radial indicó que se podrían dar meses de gracia, tarifas más bajas o no cobrar futuras planillas.

Pero otros grupos sociales pidieron que ante la compleja situación económica que generó la pandemia no debe haber una refacturación, sino una condonación de los consumos de servicios básicos.

“El 65 % de la población económicamente activa es autónoma y si no puede trabajar, el Estado tiene que ejecutar políticas públicas para ayudar a la ciudadanía”, aseguró Amanda Arboleda, vocera de Jornadas por la Paz, que presentó el pedido en la Defensoría.

Para ella, la refacturación no es la solución, pues en los últimos meses los costos de las planillas han subido y ya el año pasado hubo ofrecimientos similares sobre revisión y siguieron los cortes y a la gente se le pedía pagar primero para poder atender los reclamos. (I)

Funcionarios llamados por comisión de la Asamblea Nacional

A más de corregir las planillas emitidas con valores en exceso, el presidente Lenín Moreno dispuso la salida del director de la Agencia de Regulación y Control de Electricidad (Arconel), Bolívar Lucio, y que se empiece un proceso de remplazo de gerentes de empresas eléctricas.

Lucio, un ingeniero eléctrico graduado en la Escuela Politécnica Nacional con 47 años de experiencia en el sector eléctrico, ocupaba esa dirección desde mayo del 2019.
En una entrevista concedida a este Diario, el funcionario reconoció que se cometieron errores en la facturación, pero dijo que estos se concentraban en Guayaquil. Consideró que en el resto del país había funcionado bien la estimación, que calificó como un mecanismo aceptable ante la situación que se vivió desde marzo.

Lucio ha sido convocado hoy por la Comisión de Desarrollo Económico para que aclare los incrementos tarifarios en las planillas de consumo de energía eléctrica.
A esa instancia también deberá acudir el ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables, René Ortiz; y Donald Castillo, interventor de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL).

En los primeros meses de intervención se ha logrado detectar que se viene arrastrando desde hace un par de años un problema severo en el proceso de lecturas en Guayaquil. Lucio dijo que eso se está rehaciendo “con una nueva contratación de una empresa que sea lo suficientemente experimentada en el manejo de este tipo de gestiones que son cruciales”.

En la siguiente etapa de la intervención de la empresa, que se piensa retomar tras un cese por la pandemia, es aplicar correcciones en las causas del problema, anticipó Lucio. (I)