A través de un juicio virtual debido a la pandemia de coronavirus, un tribunal de segunda instancia de Brasil negó un recurso del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y ratificó la condena a 17 años de prisión dictada en su contra por esta misma corte en noviembre contra, por corrupción pasiva y blanqueo de capitales impuesta en primera instancia en el llamado caso Atibaia.

Los tres magistrados de la octava sala del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región rechazaron por unanimidad los recursos presentados por los abogados de defensa de Lula da Silva y respaldaron su dictamen de noviembre pasado.

En el recurso, que fue negado, los abogados del exmandatario pedían la revisión de “dudas, entendimientos y contradicciones” en el proceso para poder revertir la condena.

El magistrado Joao Pedro Gebran Neto, miembro del tribunal e instructor de los casos de la operación Lava Jato en la corte, dijo en un comunicado que los puntos de la defensa de Lula “demuestran un inconformismo” y que buscan una nueva discusión sobre “lo que ya fue decidido”.

Publicidad

El tribunal igualmente se negó previamente a un pedido de que el juicio virtual fuera suspendido hasta que se pueda realizar de forma presencial.

La defensa de Lula calificó el dictamen de la corte como “injusto y arbitrario” y criticó el hecho de que los abogados no hayan podido participar en el juicio virtual y hacer las intervenciones que indica la ley.

“Esa situación ya configura violación a la garantía constitucional de la amplia defensa y violación a las prerrogativas de los abogados”, dijo en un comunicado el abogado principal de Lula, Cristiano Zanin Martins. La defensa anunció también que volverán a presentar una apelación a la sentencia.

Lula expresó igualmente su descontento con la condena en sus redes sociales diciendo que ya se “lo esperaba”. “Ellos serán desenmascarados. Yo espero estar vivo para verlo. Soy de una tierra en la que nos gusta pelear mucho”, subrayó en Twitter.

De momento, la decisión de la corte no tendrá consecuencias inmediatas sobre el exmandatario, quien salió de prisión en noviembre del año pasado tras cumplir casi 600 días de prisión por otra condena, publicó Infobae.

Sobre Lula ya pesa otra condena ratificada en tercera instancia por vínculos en contratos con Petrobras. (I)